El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) afirmó hoy que en Honduras se registran "serios atentados contra la prensa en medio de un clima de violencia generalizada" y que el Gobierno no es capaz de resolver los casos de asesinatos de periodistas y "como resultado prevalece la impunidad".

Esas son las principales conclusiones del capítulo dedicado a Honduras en el informe anual de CPJ, que fue presentado hoy en la sede de Naciones Unidas y en el que se señala que en 2012 hubo un aumento "sin precedentes" en el número de periodistas asesinados y encarcelados en todo el mundo.

En Honduras, según la organización de defensa de la libertad de prensa, ha habido 15 asesinatos de periodistas desde el golpe que en junio de 2009 sacó a Manuel Zelaya del poder y tres ataques no fatales con armas de fuego, casos en su mayoría no resueltos.

"Los periodistas que informan sobre temas sensibles como el narcotráfico, la corrupción gubernamental y los conflictos por la tierra con frecuencia enfrentan amenazas y ataques en un país tan convulsionado por la violencia y la ilegalidad que se ha convertido en una de las líderes en homicidios a escala mundial", señala.

Uno de los casos mencionados en el informe es el de Ángel Alfredo Villatoro, uno de los periodistas más conocidos del país y amigo del mandatario hondureño, Porfirio Lobo, que fue secuestrado en mayo pasado y hallado muerto unos días después.

"Las investigaciones del CPJ han determinado que los asesinatos de periodistas rara vez son resueltos. Los tribunales han dictado condenas en uno de cada cinco casos desde 1992", señala el informe.

La organización denunció también que, según sus investigaciones, "las autoridades han actuado con lentitud y negligencia a la hora de investigar numerosos asesinatos de periodistas y otros delitos contra la prensa desde el golpe de 2009, y que inclusive han tratado de restarle importancia a la dimensión de la violencia".

"La negligencia oficial en las investigaciones -el CPJ determinó que las autoridades a menudo ni siquiera entrevistaban a testigos ni recolectaban pruebas- ha provocado que sea difícil esclarecer los motivos de numerosos asesinatos".

Por último, CPJ destaca que el Departamento de Estado de EE.UU. anunció la creación de un Grupo de Trabajo Bilateral sobre Derechos Humanos para ayudar al gobierno hondureño con las investigaciones de los asesinatos de periodistas.