La bancada demócrata del Senado presentó hoy una alternativa de unos 110.000 millones de dólares para impedir los recortes fiscales a partir de marzo próximo, que desde ya afronta una fuerte oposición republicana.

El paquete presentado hoy por la mayoría demócrata de la Cámara alta ofrece una mezcla de recortes fiscales por unos 27.500 millones de dólares, recortes por igual monto en subsidios agrícolas, y un aumento de impuestos por 55.000 millones de dólares para los más ricos.

La idea de los demócratas es adoptar ese plan en reemplazo de los recortes fiscales de 85.300 millones de dólares que entrarían en vigor el próximo 1 de marzo si no hay un acuerdo fiscal.

La medida demócrata propone ingresos adicionales por 55.000 millones de dólares mediante un aumento de impuestos para los millonarios, inspirada en parte en la llamada "regla Buffett", que exige pagar más impuestos a los hogares con ingresos anuales superiores al millón de dólares.

En un comunicado, la Casa Blanca calificó de "equilibrado" el plan demócrata, al considerar que éste evitará los recortes presupuestarios que "perjudicarán a niños, ancianos, y a nuestros hombres y mujeres en el servicio militar".

"El pueblo estadounidense aprueba de forma abrumadora la estrategia de los demócratas en el Senado, especialmente la regla Buffett. La apoyan porque simplemente es inaceptable que los más ricos paguen menos en impuestos salariales que sus secretarias y otros trabajadores de clase media como los maestros, policías y bomberos", dijo la nota.

"Esperamos que los republicanos del Congreso desistan de poner toda la carga de reducir el déficit en la clase media y los ancianos porque, tal como lo dijo el presidente el martes, el verdadero motor económico en este país es una clase media vibrante y creciente. Así es como construimos una clase media fuerte y un EE.UU. fuerte", puntualizó.

Sin un acuerdo fiscal, toda la burocracia federal tendrá que aplicar masivos recortes al gasto público, incluyendo el Pentágono, por unos 85.300 millones de dólares este año, o un total de 1,2 billones en la próxima década.

Además de la medida demócrata presentada hoy en el Senado, el Congreso sopesa otras propuestas que también incluyen aumento a los impuestos y recortes a los subsidios agrícolas.

El plan que presentó el presidente Barack Obama incluye recortes fiscales y una reforma al código tributario, pero la oposición lo considera insuficiente.

Obama ha dicho que respaldaría un acuerdo fiscal que elimine ciertas deducciones tributarias que, a su juicio, favorecen a los ricos, y ha instado al Congreso a que actúe de inmediato para evitar unos recortes que tendrá un efecto nocivo en la economía.

El año pasado, los republicanos que controlan la Cámara de Representantes aprobaron una medida que reemplazaría la mayoría de los recortes al presupuesto de defensa con mayores recortes en los programas sociales y para gente pobre, algo que Obama ha tachado como una pésima idea.

En general, los republicanos exigen que el Gobierno de Obama aplique más recortes a programas domésticos pero los demócratas consideran que la Administración Obama ya ha aplicado suficientes recortes y que los ricos deben pagar más impuestos.