Un incendio forestal destruyó el jueves 60 viviendas de la periferia externa del vecino puerto de Valparaíso, obligó a la evacuación de más de 500 familias, causó cortes de energía eléctrica y desató algunos saqueos, informaron bomberos y la policía.

Fuertes y cambiantes ráfagas de viento, múltiples quebradas y altas temperaturas alimentaron las llamas, que consumieron árboles, pastizales y las viviendas, la mayoría de madera.

Pelotones del ejército, 700 policías y una veintena de compañías de bomberos combaten las llamas y evacuan a los habitantes de la zona, informó el general de la policía Julio Pineda, jefe de la zona del puerto de Valparaíso, 120 kilómetros al noroeste de Santiago.

La densa nube de humo producto del incendio forestal era visible desde ciudades y balnearios aledaños al puerto, e impidió el uso de aviones diseñados para apagar las llamas desde el aire.

Hans Yensen, tercer comandante del cuerpo de bomberos de Viña del Mar, dijo que tres horas después de iniciado el fuego, que se extiende rápidamente por los vientos, precisó que unas 500 familias fueron evacuadas a diversas escuelas de la zona.

Valparaíso es un antiguo puerto, con pocas calles planas rodeadas de decenas de cerros. El incendio afecta la periferia de los cerros de la parte más alta y alejada del centro de la ciudad.