Con nueve hombres, Arsenal dejó escapar un empate y sobre el final acabó derrotado 2-1 en La Paz ante el campeón boliviano The Strongest, que sumó sus primeros tres puntos en el Grupo 3 de la Copa Libertadores.

Alejandro Chumacero abrió la cuenta a los 17 minutos para The Strongest, emparejó Río Benedetto a los 48 y liquidó Luis Hernán Melgar a los 83 para los bolivianos.

Atlético Mineiro, de Belo Horizonte, y Strongest encabezan su grupo con tres puntos cada uno. Sao Paulo y Arsenal no tienen nada tras caer en su debut.

El campeón argentino tenía el empate en el bolsillo que logró con grandes esfuerzos y conteniendo a un rival que lo asfixió en la altura de La Paz, pero la expulsión de Damián Pérez por doble amarilla y del recién ingresado Emilio Zelaya mermaron sus últimas fuerzas en el segundo tiempo.

Strongest pudo aumentar la cuenta sobre el final, pero la gran actuación del portero Emiliano Olivero salvó a los argentinos.

El tricampeón boliviano que arrancó mal el torneo local, salió como una tromba buscando ponerse en ventaja desde el inicio en base a velocidad y disparos de media distancia. Así surgió el primero, cuando Chumacero sacó un disparo desde 30 metros que picó en el área y penetró en el arco a pesar de la esforzada maniobra del portero.

Arsenal planteó un juego inteligente pero no supo mantenerlo. Aguantó la presión del primer tiempo y buscó descontar con contragolpes y tiros libres. Así logró el empate con un soberbio disparo de tiro libre de Benedetto que el portero vio pasar como un rayo.

Tras el empate, se animó a salir y pudo haber dado la vuelta al marcador hasta que llegaron las expulsiones. Con dos hombres menos y las fuerzas mermadas, fue presa fácil ante el local. Un tiro de esquina y una reacción rápida de Melgar ante una defensa lenta permitió al cuadro local encontrar el gol de la victoria.

El partido de vuelta será el 17 de abril. La próxima semana, Arsenal recibirá a Atlético Mineiro y Strongest visitará a Sao Paulo.

El partido se jugó en el estadio Hernando Siles ante unos 20.000 espectadores con el arbitraje del paraguayo Antonio Arias.