En su huida apresurada el mes pasado, los combatientes de al-Qaida dejaron detrás de sí un documento crucial: debajo de una pila de papeles y basura se halló una carta confidencial que traza la estrategia de la red terrorista para conquistar el norte de Malí y que a la vez refleja una discordia interna sobre el modo de gobernar la región.

El documento abre una ventana sin precedente sobre la operación terrorista, indicando que al-Qaida pronosticó la intervención militar que la desalojaría en enero y reconoce su propia vulnerabilidad.

La carta revela además una profunda división dentro de la rama africana de al-Qaida acerca de con qué celeridad y rigidez conviene aplicar la ley islámica, y su comandante manifiesta decepción por los castigos a latigazos de las mujeres y la destrucción de monumentos antiguos en Timbuctú. Además no deja dudas de que, pese a un retiro temporal al desierto, al-Qaida se propone operar en la región a largo plazo y se muestra dispuesta a hacer concesiones ideológicas a corto plazo a fin de ganar los aliados que según reconoce necesitará.

El documento de más de nueve páginas, hallado por la AP en un edificio ocupado por los islamistas durante casi un año, lleva la firma de Abu Musab Abdul Wadud, el alias de Abdelmalek Droukdel, comandante designado por Osama bin Laden para manejar la rama de al-Qaida en Africa. El texto se parece a un memo de un director de empresa a su plana mayor y advierte lo que sus combatientes en Malí han hecho mal en los últimos meses y lo que deben hacer para corregir su conducta en el futuro.

Droukdel, el emir de al-Qaida en el Magreb Islámico, sostiene quizás sorpresivamente que sus combatientes actuaron con demasiada velocidad y brutalidad para aplicar en el norte de Mali la ley islámica conocida como sharia.

Comparando la relación de al-Qaida con Malí a la de un adulto con un niño, los exhorta a ser más amables, al igual que un padre: "El bebé está en sus primeros días, gateando, y todavía no se ha alzado en sus dos piernas", escribe. "Si realmente queremos que se pongan de pie en este mundo lleno de enemigos dispuestos a atacar, debemos aliviar su carga, tomarlo de la mano, ayudarlo y apoyarlo hasta que se pare firme".

Reprende a sus combatientes por ser demasiado estrictos y les advierte que si no aflojan podrían poner en peligro todo el proyecto: "Cada error en esta etapa importante de la vida del bebé será una carga pesada sobre sus hombros. Mientras mayor el error, mayor será la carga sobre sus hombros, y podríamos terminar sofocándolo súbitamente y causándole la muerte".

La carta está dividida en seis capítulos, tres de los cuales recuperó la AP, junto con páginas sueltas, en el piso del Departamento Regional de Auditoría en el Ministerio de Finanzas.

______

El periodista de Associated Press Baba Ahmed en Timbuctú, Malí, y el Centro de Investigación Noticiosa de la Associated Press contribuyeron a este informe.