Al menos siete personas murieron hoy y una docena resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado contra un puesto de las fuerzas de seguridad en el conflictivo noroeste de Pakistán, informaron fuentes policiales.

Según las fuentes, citadas por los canales Dawn y Geo, el terrorista se desplazaba en un vehículo cargado de explosivos que empotró contra un puesto de control de la policía fronteriza (Frontier Constabulary) en la zona de Tal del distrito de Hangu.

Entre las víctimas, que han sido trasladadas a un hospital militar cercano, hay varios miembros de las fuerzas del orden.

Este ataque llega horas después de que esta mañana otro atentado provocara la muerte de cuatro civiles en la cercana región tribal de Orakzai, al explotar una bomba al paso del vehículo en que viajaban.

La provincia de Khyber-Pakhtunkhwa, a la que pertenece Hangu, y las áreas tribales fronterizas con Afganistán están pobladas mayoritariamente por pastunes, cuya etnia es la propia de las facciones talibanes que operan a ambos lados de la frontera.

La violencia terrorista había experimentado un retroceso en Pakistán desde 2010 pero a finales del año pasado los analistas alertaron de un cambio de tendencia.

De hecho, representantes de los principales partidos políticos del país asiático se reunieron este jueves en la capital, Islamabad, para estudiar una oferta de diálogo realizada hace dos semanas por el principal grupo talibán del país, el TTP.