Una reforma migratoria reforzaría las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica, no sólo económicamente sino también al demostrar respeto hacia los latinoamericanos, dijo el miércoles la Casa Blanca.

Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca, describió a la región latinoamericana como una prioridad y una buena socia de Estados Unidos y recalcó que una reforma que beneficie a inmigrantes beneficia también a las relaciones entre ambas partes del continente.

"El secretario de Estado, John Kerry, ha dicho que la forma en cómo llevemos el debate de inmigración tiene un impacto en nuestras relaciones con Latinoamérica y nuestra posición en el hemisferio", dijo Muñoz durante una llamada con periodistas.

"No sólo afecta a la región económicamente debido a las remesas que envían los inmigrantes a sus seres queridos pero también habla mucho del respeto que tenemos a la gente de sociedades latinoamericanas, a las personas de países latinoamericanos", añadió la funcionaria.