El presidente guatemalteco Otto Pérez Molina dijo el miércoles que es "un honor y un privilegio" ser uno de los últimos jefes de Estado en entrevistarse con el papa Benedicto XVI antes de su renuncia al pontificado.

"Para mí esto se ha convertido en un honor y en un privilegio, que el Papa después de haber hecho el anuncio de su renuncia y que está a pocos días de que se vaya a hacer efectiva me pueda recibir", dijo Pérez Molina en una entrevista con The Associated Press en Madrid, donde se encuentra de visita oficial.

"Es para mí un honor y se lo voy a decir a él directamente el agradecimiento en nombre del pueblo de Guatemala", agregó.

El mandatario guatemalteco se reunirá en audiencia privada con Benedicto XVI el sábado en Roma. Aunque en un principio Pérez Molina figuraba como el último jefe de Estado en reunirse con el Papa antes de dejar el pontificado el 28 de febrero, el Vaticano anunció posteriormente sendos encuentros con el primer ministro italiano Mario Monti y el presidente de la república Giorgio Napolitano.

Pérez Molina aseguró que abordará temas de inmigración y lucha contra las drogas. Además, pedirá a Benedicto XVI que traslade a su sucesor la invitación que el mandatario le había hecho para visitar Guatemala.

"Voy a pedir ahora que traslade (esa invitación) al Papa que va a recibir para que ojalá pueda llegar a Guatemala en el viaje que tiene previsto realizar el Papa al Congreso de la Juventud, que va a ser en agosto en Brasil", explicó.

"Y esperamos que ahí pueda encontrar un espacio para hacer una escala en Guatemala", añadió.

Según Pérez Molina, esa visita sería más factible si el próximo pontífice es latinoamericano.

"Sería una excelente noticia que el próximo Papa fuera un latinoamericano. Especialmente porque Latinoamérica es la región en donde hay mas católicos de todo el mundo", afirmó. "Es una razón de peso. Pero vamos a esperar a ver qué dice el cónclave".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino