El gobierno defendió el miércoles en el Senado el polémico acuerdo que Argentina firmó con Irán para esclarecer el atentado a una mutual judía en 1994, mientras que opositores lo consideraron una claudicación ante el país islámico.

El canciller Héctor Timerman dijo que el memorándum de entendimiento firmado en enero servirá para que la investigación del ataque a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que causó 85 muertos, "salga de la total parálisis en la que se encuentra". El funcionario dio explicaciones sobre el polémico entendimiento ante tres comisiones del Senado que comenzaron a analizarlo antes de que dentro de unos días sea tratado por el pleno de las dos cámaras legislativas para su eventual aprobación.

Los Parlamentos u otros "órganos relevantes" de Argentina e Irán deben aprobar el memorándum de entendimiento para que entre en vigor, según dice el propio documento. El oficialismo tiene el control de ambas cámaras legislativas con el apoyo de algunos aliados.

La mayoría de la comunidad judía ha rechazado el entendimiento al afirmar que tiene lagunas que no garantizan que Irán acepte colaborar. En ese sentido subrayaron que Irán nunca permitió en el pasado ni permitirá en un futuro entregar a los cinco iraníes sobre los que Interpol libró notificaciones rojas y que, según los términos del acuerdo, podrían ser eventualmente interrogados por la justicia argentina en Teherán. Uno de ellos es el ministro de Defensa, Ahmah Vahidi.

Pero Timerman destacó que, gracias al acuerdo, por primera vez la justicia argentina podría indagar a sospechosos del ataque. Pidió además a los legisladores opositores que "no fantaseen más", ya que el texto del memorándum "no tiene cláusulas secretas ni persigue intereses espurios". Al contrario, dijo, "permitirá que se cumplan las diligencias procesales que indica el código penal para que la cause avance y se destrabe, y que los imputados estén frente a un juez argentino y éste los interrogue".

Ante las afirmaciones de opositores de que el gobierno de Irán no tiene ninguna voluntad de que los iraníes sospechosos sean procesados, Timerman recordó que su par iraní, Alí Akbar Salehi, se comprometió a respetar lo firmado, lo que incluye los interrogatorios a todos los sospechosos. Además dijo que en el proceso se aplicará "la ley argentina" y que los sospechosos serán sometidos a una verdadera declaración indagatoria.

El canciller salió así al paso de unas declaraciones que hizo el martes un vocero de la cancillería iraní, Ramin Mehmanparast, que había rechazado la posibilidad de una indagatoria al poderoso ministro de Defensa, las cuales fueron difundidas por medios iraníes y argentinos y fueron muy cuestionadas por la comunidad judía en este país. Posteriormente, el canciller iraní ratificó que se respetarán todos los puntos del acuerdo, aunque no se refirió a la situación de Vahidi.

Además, el encargado de Negociaciones de la embajada iraní en Buenos Aires, Alí Pakdaman, afirmó a la agencia oficial de noticias Télam que su país "mantiene el compromiso con cada uno de los puntos de" del memorándum.

Buenos Aires y Teherán acordaron la creación de una comisión de cinco prestigiosos juristas de nacionalidades distintas a la argentina y la iraní para avanzar con la causa. El entendimiento sostiene que los juristas pueden dar recomendaciones sobre cómo proceder con la causa en el marco de la ley y regulaciones de ambos países, a partir de las evidencias que recaben sobre cada uno de los sospechosos. El gobierno sostiene que esas recomendaciones "no son vinculantes".

El senador opositor Gerardo Morales, de la Unión Cívica Radical, afirmó que el Gobierno "se entregó y claudicó" ante Irán al firmar un acuerdo que "cede la jurisdicción". Ernesto Sanz, del mismo partido, cuestionó que el acuerdo no diga explícitamente que se aplicará el código procesal argentino.

Samuel Cabanchik, de Buenos Aires Federal, afirmó en tanto que la Argentina es la "víctima" del atentado y que firmar un acuerdo con Irán, "presunto victimario, es una apuesta demasiado grande".

Los únicos que podrían ser interrogados en Teherán son, además de Vahidi, el ex ministro de Inteligencia Ali Fallahijan; el ex consejero de la Embajada de Irán en Buenos Aires Mohsen Rabbani; el ex tercer secretario de la embajada Ahmad Reza Asghari y el ex jefe de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai. Además Interpol emitió otra notificación roja para el libanés Imad Fayez Mughniyah, fallecido en 2008.

La policía internacional no emitió notificaciones rojas para Ali Rafsanjani, Ali Akbar Velayati y Hadi Soleimanpour, que eran respectivamente el presidente de Irán, el canciller y el embajador iraní en el momento del ataque y sobre los que pesan graves acusaciones en la causa judicial argentina. Medios de prensa señalan que no se emitieron notificaciones para ellos por una cuestión formal de Interpol que recomienda no hacerlo contra altos funcionarios de países asociados a la policía internacional

Timerman sostuvo que es posible que "nuevos elemento de prueba" podrían surgir de las eventuales indagatorias a los cinco iraníes con notificaciones rojas de Interpol que "lleven a interrogar a los otros tres".