El republicano Chuck Hagel, veterano de la guerra de Vietnam herido dos veces en combate y ex senador por Nebraska, enfrenta su primer gran obstáculo en momentos en que la Comisión de Servicios Armados, profundamente dividida, avanza hacia una votación sobre su nominación como secretario de Defensa.

La Comisión tiene programado reunirse el martes por la tarde para votar sobre el escogido por el presidente Barack Obama para reemplazar a Leon Panetta, actual secretario de Defensa, quien abandona el cargo después de cuatro años como director de la CIA y jefe del Pentágono. Harry Reid, demócrata por Nevada y líder de la mayoría en el Senado, presiona a favor de un voto en el pleno más tarde esta misma semana.

Hagel enfrenta la dura oposición de copartidarios republicanos que han impugnado declaraciones y votos del ex senador en el pasado sobre Israel, Irán, Irak y las armas nucleares. Pocas horas antes de la votación, sus opositores hicieron circular un memorando que pide más información sobre las finanzas personales de Hagel y destaca declaraciones de senadores demócratas que en el pasado han exigido más datos sobre nominados por presidentes republicanos.

Los republicanos de la Comisión forzaron una demora en la votación, programada originalmente para la semana pasada, cuando exigieron más información a Hagel.

El presidente de la Comisión, el senador Carl Levin, demócrata por Michigan, dijo que las exigencias de los republicanos van más allá del alcance de las solicitadas tradicionalmente a otros nominados, republicanos y demócratas, de lo que se hizo eco su colega republicano, el senador John McCain, de Arizona. Levin fijó una votación en la Comisión que probablemente se divida por partidos — 14 demócratas a favor de Hagel y 12 republicanos contra su antiguo colega — pocas horas antes de que Obama pronuncie el discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso.

Si la Comisión aprueba a Hagel, como se espera que suceda, el nominado enfrenta tácticas dilatorias republicanas en el pleno del Senado, y el republicano de más rango en el panel, el senador Jim Inhofe, de Oklahoma, ha insistido en que cualquier confirmación se base en 60 votos en vez de una mayoría simple de ese foro.

Pero esa iniciativa ha dividido a los republicanos y varios senadores veteranos se han opuesto al paso sin precedentes de obstaculizar mediante tácticas dilatorias de procedimiento legislativo a un nominado por el presidente a secretario de Defensa.