El catcher de los Marineros, Jesús Montero, negó el martes cualquier vínculo con una clínica de Florida que es investigada por Grandes Ligas por supuestamente vender fármacos controlados a peloteros.

Según un reportaje publicado la semana pasada por el diario Miami New Times, el nombre del venezolano aparecía en los archivos de Biogenesis of America LLC, una clínica ya cerrada con sede en Coral Gables, Florida, que estaría ligada con la distribución de sustancias para mejorar el rendimiento.

Montero dijo que no sabía que su nombre estaba en los archivos.

"No tengo nada que ver con esa gente. Sé que mi agencia está encargándose de todo. No sé nada de eso", afirmó Montero. "Estoy aquí para estar listo para los campos de entrenamiento y para la temporada. ¿Qué puedo decir? También me sorprendió".

Montero dijo que su hermano, quien se llama igual, tampoco tiene vínculos con la clínica. Indicó que confía que sus agentes, Sam y Seth Levinson, aclararán todo el asunto.

"Sólo quiero concentrarme en béisbol", expresó. "Ellos (los agentes) van a encargarse de todo... sé que no hice nada malo".

Montero lucía más delgado que en la pretemporada del año pasado, su primera con los Marineros, y lo atribuyó a un programa de ejercicios que realizó en Venezuela. Sostuvo que trabajó con un entrenador para mejorar su técnica al correr.

Sostuvo que entrenó una o dos horas al día, cinco veces a la semana.

"Este año (el trabajo) no fue sobre bateo, no fue sobre catchear, sólo me concentré en mi cuerpo y en ponerme en forma y tratar de correr mejor y ser más flexible", explicó.

El pelotero de 23 años bateó .260, con 15 jonrones y 62 remolcadas, la temporada pasada. Fue el designado de Seattle en 77 partidos, y 55 en la receptoría.

Los Marineros quieren que Montero sea su catcher titular en 2013. El mes pasado, visitó al manager Eric Wedge para hablar sobre su presencia detrás del plato.

"Me dijo eso, y eso me alegra", relató Montero. "Eso me hace querer trabajar más duro, y ahora voy a ser el cátcher titular por mucho tiempo".