El Papa Benedicto XVI anunció este lunes que ya no continuará dirigiendo la Iglesia católica y presentó su renuncia para el 28 de febrero.
Según el canon 332,2 del Código de Derecho Canónico, para que sea válida la renuncia de un Papa es necesario que sea libre.

"Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero que no sea aceptada por nadie", indica el código. "No se requiere que sea aceptada por nadie, dado que no tiene superior en la tierra".

El código también precisa que "una vez hecha la renuncia y manifestada, en el modo que sea, a la Iglesia por el Romano Pontífice queda vacante (la sede pontificia) y no puede volverse atrás".

Tras la renuncia de Benedicto XVI, los cardenales del Vaticano deben reunirse en cónclave en la Capilla Sixtina durante 15 a 20 días para elegir a su sucesor

Lea la historia completa en MundoFox

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino