El único empate sin goles de la 23ra fecha de la liga española llegó al cierre de la misma, con el 0-0 registrado el lunes entre Betis y Valladolid, resultado que dejó a los primeros fuera de los puestos europeos.

Las victorias de Valencia, Real Sociedad y Rayo Vallecano durante el fin de semana dejaron en insuficiente el punto cosechado por Betis, que solo ha sumado dos de los últimos 12 en juego y bajó al octavo lugar con 36 unidades, a una de las plazas europeas.

Valladolid marcha décimo con 30 puntos, a 10 del descenso.

La clasificación sigue liderada por el Barcelona con 62 puntos, luego de la goleada 6-1 que los azulgranas el propinaron el domingo a Getafe. El Barsa amplió a 12 unidades la ventaja sobre el Atlético de Madrid, que perdió 2-1 contra el Rayo Vallecano. El Real Madrid, tercero, venció el sábado al Sevilla por 4-1.

En ausencia del goleador Diego Castro, lesionado, Jorge Molina ocupó la punta de ataque bética, flanqueado por el costarricense Joel Campbell y el colombiano Dorlán Pabón, en su segundo partido de titular tras ser fichado en el mercado invernal.

Valladolid atacó en bloque aunque con escasa malicia, sin generar acciones de superioridad numérica ni alcanzar la segunda trinchera defensiva local.

Por el Betis, solo los fogonazos individuales de Campbell y el organizador Beñat Etxeberría amenazaron con desestabilizar el choque, notablemente un zurdazo cruzado del enganche "tico", desviado, y una volea lejana de Etxeberría que desvió con apuros el venezolano Dani Hernández.

Buscando revertir su racha negativa, el Betis intensificó su presión tras el descanso y rozó el gol en una llegada de Campbell, que cruzó en exceso tras una larga combinación ofensiva, y un zapatazo de larga distancia de José Delgado "Nono", ligeramente alto.

Solo Javi Guerra se aventuró por el Valladolid con una acción individual en que acabó quedándose sin ángulo, y el panorama empeoró para los visitantes con la expulsión por doble tarjeta amarilla de Antonio Rukavina con un cuarto de hora por delante.

Molina dispuso de una buena ocasión poco después, pero envió alto con todo a favor tras cruce de "Nono", y Pepe Mel dio entrada el uruguayo nacionalizado sueco Guillermo Molins para avivar el fuego verdiblanco, aunque sin encontrar recompensa en forma de gol, tan solo la tardía expulsión de Antonio Amaya.