A niveles normales volvió a bajar el índice de audiencia de los premios Grammy.

La empresa Nielsen dijo el lunes que la ceremonia anual de premios de la música transmitida por CBS el domingo por la noche fue vista por 28,1 millones de espectadores, su segundo mejor ráting desde 1993.

La cifra estuvo muy por debajo de la del año pasado, cuando poco menos de 40 millones de personas sintonizaron el programa durante circunstancias extraordinarias. El espectáculo del 2012 se realizó horas después de la muerte de Whitney Houston y también significó la coronación de la estrella británica Adele, quien arrasó con seis trofeos.

En 2006 y 2008 el interés por la ceremonia fue mucho menor, con unos 17 millones de telespectadores cada año.