El gobierno de Bolivia acelera la devolución a Chile de 550 vehículos robados en ese país yreclama a Santiago la liberación de tres soldados bolivianos detenidos el 25 de enero por ingresar a territorio chileno armados, informaron autoridades el domingo.

Los primeros 65 autos llegaron el domingo al puesto fronterizo de Tambo Quemado y en los próximos días se completará el traslado del saldo para su devolución en los próximos cinco días a autoridades chilenas, dijo el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a la televisora gubernamental.

"Queremos honrar nuestro compromiso internacional de cooperación en la lucha contra delitos fronterizos y queremos decirle a Chile que sí estamos dispuestos a trabajar en esa tarea", dijo.

Las autoridades bolivianas confiscaron a principios del año pasado poco más de 1.500 autos robados en Brasil, Argentina, Chile, Perú y Paraguay que habían sido vendidos en Bolivia. Las gestiones se aceleraron en el caso de Chile en momentos en que la relación entre los dos gobiernos ha vuelto a crisparse.

Tres soldados bolivianos fueron detenidos armados de un fusil Fal por carabineros chilenos el 25 de enero tras cruzar la línea fronteriza por un paso no autorizado a unos 290 kilómetros al sudoeste de La Paz, según informes oficiales de ambos gobiernos.

El ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra, dijo el domingo a la televisora estatal que los soldados estaban en misión oficial encomendada por el Estado de luchar contra contrabandistas de autos usados que ingresan desde Chile y habían quedado al cuidado de un auto que abandonaron los delincuentes "en la línea fronteriza".

Señaló que autoridades de Chile "están violando convenios internacionales y acuerdos bilaterales" referidos a la lucha conjunta contra ilícitos fronterizos porque "protegen a contrabandistas", mientras pretenden procesar a los soldados en un tribunal privado, siendo que se trata, según dijo, de una "controversia entre países que debe ser resuelta por la vía diplomática".

Los detenidos volverán a comparecer el 13 de febrero ante un juzgado de Iquique, en el norte de Chile, que decidirá si abre proceso. El pasado jueves el mismo tribunal rechazó un pedido de libertad de la defensa.

De no prosperar la libertad de los detenidos, Saavedra dijo que su país apelara a la OEA y UNASUR para denunciar a Chile.

"Nos hace pensar que el caso está siendo utilizado (por Chile) como una posible represalia", dijo por su parte el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

La detención de soldados echó más combustible a la tensión generada entre los dos países después que los presidentes Evo Morales y Sebastián Piñera protagonizaran un duelo verbal en torno a la demanda boliviana de una salida al mar en la cumbre presidencial de Latinoamérica y la Unión Europea celebrada en la capital chilena a fines de enero.