Más de 4 millones de santiaguinos amanecieron el sábado sin agua potable por causa de rodados en la precordillera que obligaron a la principal empresa generadora del suministro de Santiago a cortar el suministro por 24 horas, a partir de la medianoche del viernes.

Veintinueve de las 37 comunas del Gran Santiago, donde reside el 60% de los 7 millones de habitantes, carecen del vital suministro.

Una emergencia similar afectó la capital chilena hace 22 días, aunque en esa ocasión afectó a 2 millones de personas.

La empresa privada Aguas Andinas dijo que detuvo las 16 plantas productoras de agua potable producto de las fuertes lluvias que afectaron la víspera la zona precordillerana del Cajón del Maipo, unos 40 kilómetros al sureste del Gran Santiago, ocasionando rodados sobre el cauce del río Maipo.

La autoridad sanitaria prohibió, por razones higiénicas, el funcionamiento de cualquier local que elabore comidas, si no cuenta con una planta propia de suministro de agua potable. La orden afecta, entre otras, a panaderías y restaurantes.

Además, miles de oficinas y fábricas diversas no pueden trabajar por la falta de agua potable en sus servicios higiénicos.

El corte de agua potable se inició a primera hora del sábado, en la mayoría de las comunas, aunque en algunas el horario se adelantó y miles de personas no pudieron acopiar.

En la vecina región de Valparaíso, otras dos comunas quedaron sin agua porque la generadora respectiva paralizó sus plantas porque la turbiedad del cauce hacía imposible tratarla.