La asociación de editores de diarios de Argentina denunció el viernes que el gobierno presionó a las grandes cadenas de supermercados y tiendas de electrodomésticos para que no publiciten sus ofertas de precios en los periódicos de mayor circulación del país, una medida que afecta sus finanzas y tensa aún más la larga disputa que la administración de Cristina Kirchner mantiene con los medios de comunicación críticos.

"En un nuevo e inédito atropello sobre los derechos constitucionales de toda la población, el Secretario de Comercio (Guillermo Moreno) presionó a las cadenas de supermercados y electrodomésticos para que se abstengan de publicar avisos publicitarios de cualquier índole en medios de comunicación nacionales", afirmó la Asociación de Editores de diarios de la ciudad de Buenos Aires (AEDBA) en una solicitada publicada el viernes en los diarios Clarín y La Nación.

Un portavoz de Clarín confirmó a The Associated Press que las cadenas de supermercados y electrodomésticos levantaron los avisos publicitarios que tenían pautados para este fin de semana.

La razón esgrimida por los empresarios fue "presión oficial", indicó Martín Etchevers. El vocero agregó que la medida implica "un perjuicio significativo" para Clarín puesto que toca a una de las principales fuentes de ingresos del diario.

El gobierno negó esta información. "Es un invento de Clarín", indicó la subsecretaria de Defensa del Consumidor, María Colombo, el viernes en diálogo con radio Mitre.

En tanto que en la entidad que nuclea a las principales cadenas de supermercados no había nadie disponible para responder sobre el tema.

Clarín y La Nación, de línea editorial crítica con el gobierno, no son beneficiarios de la publicidad oficial, por lo que solventan gran parte de sus costos con los avisos publicitarios de las cadenas de supermercados y tiendas de electrodomésticos, los cuales ocupan casi tantas páginas como las de noticias durante los fines de semana.

"Resulta claro que la medida es un nuevo capítulo de la escalada oficial contra los medios, al pretender asfixiar a la prensa independiente y beneficiar a aquellos que viven gracias a la publicidad oficial. Es congruente con los esfuerzos del gobierno nacional de complicar la existencia de todo medio de comunicación no adicto y consolidar un mapa mediático colonizado, con actores dependientes de la pauta oficial y de los negocios del Estado", sostuvo Clarín en un comunicado.

A principios de esta semana la Auditoría General de la Nación dio a conocer un informe sobre el uso de 2.320 millones de pesos (460 millones de dólares) para publicidad oficial entre 2007 y 2010. Según el organismo, la inversión publicitaria del Estado se concentró en cinco medios dentro de un universo de 365 y la distribución no tuvo relación con los niveles de audiencia de estos.

El supuesto "atropello" de Moreno se habría dado en forma verbal en el marco del acuerdo que alcanzó con los dueños de las grandes cadenas de supermercados para congelar los precios de los productos durante 60 días, en un intento por contener la inflación.