Una semana después que 238 personas murieran por un incendio en un club nocturno en el sur de Brasil, las festividades de carnaval entraban en calor el viernes, lo que plantea interrogantes sobre la seguridad de quienes se aprestan a participar en fiestas en locales atestados de toda la nación.

En los días posteriores al mortífero incendio en el club Kiss, en la ciudad de Santa María, las autoridades de todo el país intensificaron las inspecciones contra incendios y cerraron decenas de clubes en muchas ciudades grandes.

Pero la mayoría de los clubes reabrieron y los expertos advirtieron que ha habido pocos cambios como para mejorar realmente la seguridad del público.

"Ciertamente que para el carnaval todavía tenemos muchos problemas de seguridad en los clubes porque no hay posibilidad de que se hagan inspecciones exhaustivas en cada rincón de Brasil, ni tiempo para hacer las adaptaciones necesarias", dijo Telmo Brentano, profesor de ingeniería en Porto Alegre, capital del estado donde se incendió el club Kiss el 27 de enero.

Brentano, activista que promueve la promulgación de leyes federales sobre seguridad de incendios y autor de dos libros sobre ingeniería para la seguridad en caso de fuego, dijo que algo positivo podría derivarse de la tragedia del club antes de que Brasil organice los dos principales eventos deportivos mundiales en los próximos tres años.

"La situación para el Mundial y los Juegos Olímpicos seguramente será mejor que la actual", afirmó. "El impacto de la tragedia de Santa María fue tan intenso que ahora los clientes de los establecimientos públicos están más al tanto de los peligros que podrían enfrentar si no se cumplen los requisitos mínimos de seguridad".

Las autoridades municipales y estatales en Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, y Río de Janeiro, el centro del carnaval que espera recibir medio millón de turistas hasta el miércoles, se negaron a comentar los detalles de las inspecciones en la última semana. Las autoridades de Río se limitaron a decir que su objetivo es efectuar 40.000 inspecciones en el 2013.

Pero Brentano y otros expertos dijeron que más inspecciones significarán poco debido a la falta de leyes consistentes sobre seguridad en caso de incendio. Cada estado promulga sus propias leyes y las ciudades pueden crear las suyas, y además la corrupción a nivel estatal y local debilita las leyes y su aplicación.

La policía dijo que el incendio en Santa María comenzó cuando una banda que tocaba en el club encendió una bengala, la cual incendió la espuma de goma instalada en el cielo raso para hacer el local a prueba de sonidos. El club carecía casi totalmente de infraestructura de emergencia, como alarmas de incendios, luces de emergencia y rociadores. Sólo tenía una puerta que operaba y su único extintor no funcionaba.

Esas condiciones son comunes en Brasil, señaló Marcelo D'Amico, ingeniero de protección contra incendios y fundador de la firma consultora Orcus Fire Protection, con sede en League City, Texas, que hace trabajos en territorio brasileño.

______

El periodista de Associated Press Stan Lehman contribuyó a este informe.