Rafael Nadal ganó su primero de dos partidos el viernes, en una prueba para su lesionada rodilla izquierda, al vencer a su compatriota Daniel Gimeno Traver por parciales de 6-1, 6-4, para llegar a las semifinales del Abierto de Viña del Mar.

Nadal no había jugado en siete meses hasta esta semana en esta ciudad chilena. Con un partido de dobles programado para más tarde el viernes, Nadal habrá jugado cinco partidos en cuatro días. Aún no pierde un set.

"Muy contento. Muy contento de volver a estar aquí en la pista por segundo día consecutivo en individuales, y la verdad el resultado ha sido muy satisfactorio contra un rival difícil como es Dani", dijo Nadal después del partido a los medios locales. "Todo ha salido bien y jugar en las semifinales ... es un comienzo después de siete meses sin competir.

De ganar en dobles, jugará otros dos partidos el sábado, la final de dobles y la semifinal en individuales.

El otrora número uno del mundo llegó a Sudamérica para ponerse en forma y fortalecer su rodilla. Hasta el momento, está aprovechando al máximo la oportunidad.

"La verdad, desde que llegué tuve una buena sensación. La gente aquí está conmigo", agregó el español.