El Ministerio de Defensa de Japón acusó el viernes que dos aviones de combate rusos ingresaron al espacio aéreo japonés, intensificando las tensiones regionales, mientras que Beijing rechazó las aseveraciones de Tokio de que barcos de guerra chinos habían apuntado sus radares de ajuste de ataque contra un destructor japonés el mes pasado.

Tokio dijo que dos jets rusos de combate Su-37 ingresaron el jueves al espacio aéreo japonés en la punta norte de la isla de Hokkaido durante poco más de un minuto, motivando que aviones de la fuerza aérea escoltaran a las dos aeronaves rusas.

Rusia negó haber violado la frontera, pero el ministro de Defensa Itsunori Onodera señaló el viernes que Tokio atenderá el incidente "estrictamente dentro de los límites de la ley internacional".

La intrusión ocurrió presuntamente e momentos en que Japón estaba conmemorando el "Día de los Territorios del Norte", cuando realiza manifestaciones anuales para apremiar a Rusia a que devuelva una serie de islas ubicadas al este de Hokkaido que fueron capturadas al final de la Segunda Guerra Mundial. Las islas, llamadas en Rusia Islas Kuriles del Sur, están ubicadas 400 kilómetros (250 millas) al sureste de donde ocurrió presuntamente la incursión.

En Beijing, el Ministerio de Defensa de China emitió un comunicado negando las afirmaciones de Japón de que embarcaciones de la Marina de Guerra de China apuntaron sus radares de cálculo de ataque hacia un destructor y un helicóptero japonés en dos ocasiones durante el mes pasado en el Mar de China Oriental.

Los países están involucrados en un conflicto territorial por unas islas pequeñas no habitadas — llamadas Senkaku en japonés y Diaoyu en chino — que son controladas por Japón, pero también reclamadas por China y Taiwán.

El comunicado acusa a Japón de fabricar constantemente reportes para calumniar a China por acciones normales de entrenamiento de sus fuerzas armadas y tratar de hacer creer que es una amenaza internacional.

"La parte china desea que la parte japonesa tome acciones prácticas, deje de crear una atmósfera de tensión en el Mar de China Oriental, y se abstenga de emitir declaraciones irresponsables", agregó el comunicado.

Fumio Kishida, ministro de Relaciones Exteriores de Japón, no aceptó la negación de Beijing, la cual calificó como "completamente inaceptable", y dijo a reporteros que una revisión minuciosa de datos por parte del Ministerio de Defensa confirmó el rastreo de radar del barco chino.

__

El periodista de la AP Christopher Bodeen en Beijing contribuyó con este reporte.