Funcionarios iraquíes dijeron que dos explosiones consecutivas ocurridas en el distrito chiíta de Bagdad mataron al menos 10 personas y lesionaron a 35.

Dos oficiales de Policía señalaron que un artefacto explosivo escondido en una caja explotó el viernes en un mercado en el área de Kazimyah, en el norte de la ciudad. En una segunda detonación, explotó un automóvil estacionado.

Un oficial del sector salud confirmó la cifra de muertos. Todos los funcionarios pidieron no ser identificados por nombre ya que no están autorizados para proporcionar información.

Todos los viernes, miles de iraquíes acuden a mercados para comprar y pasar tiempo con la familia durante el fin de semana musulmán. Los mercados son un blanco frecuente de extremistas que buscan ocasionar una cifra grande de víctimas.

A pesar de una disminución en la violencia, rebeldes realizan ataques casi diariamente contra fuerzas de seguridad y civiles en un intento de minar al gobierno encabezado por chiítas.