Chile reiteró a Argentina su rechazo a los vergonzosos cánticos xenófobos de marinos chilenos contra ciudadanos de países vecinos, e insistió que habrá sanciones para los responsables y aprovechó de pedir castigos similares para los cadetes argentinos que entrenan con gritos antichilenos.

Un comunicado de la cancillería señala que Chile respondió oficialmente a la protesta del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, presentada en la víspera a la embajada chilena en Buenos Aires, luego de que esta semana se conoció un vídeo subido a youtube que muestra a 27 grumetes trotando por avenidas de de vecino balneario al ritmo de cánticos que decían: "argentinos mataré, bolivianos fusilaré, peruanos degollaré".

Chile "concordó con la molestia y sorpresa que han provocado estos lamentables hechos y reiteró el público rechazo del Gobierno a los mismos, recordando igualmente que, tan pronto fueron conocidos, se instruyó la respectiva investigación sumaria para determinar las responsabilidades correspondientes", señala un comunicado difundido minutos antes de la medianoche del jueves y reiterado en la madrugada del viernes.

La cancillería añade que "frente a hechos de esta naturaleza, que ocurren ajenos a la voluntad de los gobiernos, lo que verdaderamente importa es poner término a estas conductas con la voluntad inmediata de investigar, establecer responsabilidades y sancionar, si corresponde, a aquellos involucrados, tal como ha sido la actitud del Gobierno chileno".

"En tal sentido, agrega la aludida nota, el Gobierno de Chile está cierto que esa será también la actitud del Gobierno argentino, respecto del vídeo que involucraría a cadetes argentinos entonando cánticos en contra de chilenos, si ello fuera efectivo", concluye el comunicado de la cancillería local.

Un pelotón de 27 grumetes chilenos trotando por arterias principales del balneario de Viña del Mar, fueron grabados por una turista argentina mientras uno de ellos les gritaba; "argentinos mataré", mientras el grupo repetía la consigna. Lo mismo sucedía con los gritos xenófobos contra bolivianos y peruanos. El sargento al mando no detuvo los cánticos.

La armada abrió una investigación sumaria que debería arrojar resultados en 20 días, a partir de la víspera.

La acción xenófoba de los chilenos despertó airadas reacciones en Bolivia y Argentina, al tiempo que se conoció que situaciones similares ocurren en otras naciones.

La televisión estatal exhibió un vídeo que muestra a cadetes argentinos, al interior de un recinto cerrado, que trotan al ritmo del cántico que dice: "chilenito, chilenito, ten cuidado, ten cuidado, que una noche oscura a tu casa entraré, y tu cuello cortaré, y tu sangre beberé".

Las relaciones entre los militares chilenos y argentinos pasan por un excelente estado, incluso crearon un batallón binacional para acciones de mantención de paz; con Perú hay una separación en las relaciones bilaterales: por un lado corren los vínculos económicos y financieros y por el otro ambos países esperan el fallo de la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, sobre una demanda peruana, luego que Lima desconoció los límites marítimos con Chile.

La situación es más compleja con Bolivia, país que perdió el acceso al mar en una guerra con Chile entre 1879-1883, y que permanentemente demanda de Chile un acceso soberano al Pacífico, pese a que un tratado limítrofe de 1904 estableció los límites, en que el vecino país figura como mediterráneo.