El canciller boliviano dijo el viernes que Chile no actuó de buena fe al aprehender a tres soldados bolivianos el 25 de enero por haber penetrado su frontera armados y anunció que su cartera acumula pruebas para una posible denuncia internacional.

"Les han hecho firmar un acta donde les hacen renunciar a la atención consular, esto es una grave falta a convenios internacionales porque es un derecho irrenunciable según la Convención de Viena", y han "protegido a contrabandistas", dijo David Choquehuanca en rueda de prensa el viernes.

Los tres soldados rasos armados de un fusil fueron detenidos junto a un vehículo tras cruzar la línea de frontera cerca del paso fronterizo de Colchane, 1.987 kilómetros al norte de Santiago y a 290 kilómetros al sudoeste de La Paz. Los tres fueron trasladados a la ciudad chilena de Iquique en detención preventiva, según informes de autoridades chilenas.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa boliviano, una patrulla militar boliviana sorprendió a contrabandistas ingresando desde Chile siete vehículos ilegales, y al verse sorprendidos, los traficantes regresaron a territorio chileno y en su huida abandonaron un auto en la línea fronteriza, donde fueron detenidos los tres soldados.

Una Corte de Apelaciones del norte de Chile declaró improcedente la víspera un recurso legal de la defensa y fijo una nueva audiencia para el 13 de febrero, informó el cónsul boliviano en Iquique, Raúl Ruiz.

"Estamos acumulando documentos, no vamos a quedar de brazos cruzados, si es necesario emprenderemos una acción internacional. Aparte de ello, iniciaron un juicio como particulares cuando se trata de soldados que estaban cumpliendo una misión", dijo.

Es el segundo incidente similar desde que el presidente Evo Morales puso a los militares a reprimir a contrabandistas de autos usados que ingresan a Bolivia desde Chile. En junio de 2011, fueron detenidos en similares circunstancias 14 militares bolivianos y unos días después fueron puestos en la frontera sin ningún juicio.

Morales condecoró entonces a los 14 militares y anunció que hará lo mismo con los tres detenidos recientemente.

El incidente tiene lugar en momentos en que la relación entre los dos países atraviesa por un mal momento tras la decisión del gobierno de La Paz de interrumpir negociaciones ante supuestas dilaciones de Chile para resolver la demanda marítima boliviana.

La controversia alcanzó su pico con un cruce de declaraciones de los presidentes de ambos países durante la reciente cumbre presidencial de Latinoamérica y la Unión Europea celebrada en Chile.