Unos 5.000 seguidores del candidato presidencial y ex general Lino Oviedo se reunieron el jueves en un estadio para despedir los restos de su líder, fallecido en un accidente de helicóptero el sábado, en tanto las autoridades confirmaron que la nave no contaba con la caja negra lo que impide tener datos precisos sobre las causas del siniestro.

Rubén Aguilar, administrador del aeropuerto internacional de Luque, en la periferia de Asunción, afirmó en conferencia de prensa que "ninguna aeronave con capacidad menor de diez pasajeros está equipada con caja negra".

"Por tanto, el helicóptero estadounidense Robinson 44 para cuatro pasajeros no tenía caja negra, hecho que nos priva de poseer informaciones precisas de lo que ocurrió momentos antes de estrellarse", añadió.

Mientras tanto, unos 5.000 partidarios de Oviedo se reunieron en el estadio deportivo del partido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace) para despedir al líder.

Un ataúd cubierto con la bandera paraguaya era tocado con las manos por los adherentes de Unace y admiradores de Oviedo. Las mujeres, en su mayoría, lloraban visiblemente afectadas.

Casi cien guardias privadas de seguridad tuvieron a su cargo el control del flujo incesante de personas, caminando en fila hacia el féretro.

En las afueras del recinto, unos cincuenta motociclistas con camiseta de color amarillos escoltaron, posteriormente, a su líder hasta su última morada.

En el local de Unace no hubo ningún oficio religioso ni discurso, aunque el chamán Clemente López de la etnia Chamacocos, del pueblo Bahía Negra, a 700 kilómetros al norte de Asunción, consiguió autorización para realizar un ritual con cánticos y ruido de matracas.

El sepelio se hizo en un camposanto privado en el pueblo de Luque, en la periferia norte de Asunción y en las cercanías de la residencia del occiso.

El presidente Federico Franco y sus ministros asistieron al último acto de despedida y mientras el ataúd bajaba a la fosa, se oyó el toque del clarín y un pelotón de artillería disparó 21 balas de salva, como honor militar.

En el mismo cementerio fue enterrado el custodio Denis Galeano.

El piloto del helicóptero, Víctor Delmás, fue sepultado el miércoles.

Carmelo Benítez, parlamentario del Mercosur por Unace, confirmó el rueda de prensa que "asumí la presidencia de nuestro partido por mi condición de vice presidente".

"El viernes reiniciaremos nuestras actividades administrativas y políticas de cara a las elecciones del 21 de abril", indicó.

Por su parte, el senador José Bóveda, advirtió que "tras la muerte de nuestro líder estamos más fuerte y unidos que nunca".

"Queremos honrar la memoria de Oviedo y para el efecto se pondrá al frente de la campaña electoral la viuda Raquel Marín (59 años). El partido está organizado: se fue el capitán, pero quedó el teniente; si éste llegare a desaparecer, tomará la rienda el sargento...", dijo usando una metáfora de carácter castrense.

Evelio Verruck, director del estatal Centro de Investigaciones y Prevención de Accidentes Aéreos, explicó que el helicóptero de la tragedia "contaba con un aparato que transmitía cada dos minutos a un satélite de la compañía Robinson, en EEUU, datos meterológicos, pero sólo eso".

Espinosa anunció que los peritos difundirán un primer informe parcial y preliminar dentro de cuatro días y el resultado final estará listo en 90 días.