Los habitantes de la región noreste de Estados Unidos almacenaron alimentos y suministros, mientras las cuadrillas hacían arreglos para esparcir sal y arena sobre las carreteras en momentos que la región se preparaba el jueves para una gran tormenta invernal que podría verter hasta 60 centímetros (2 pies) de nieve en lugares que no han tenido nevadas significativas en más de un año.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que la mayor parte de la zona sur de Nueva Inglaterra puede recibir entre 45 y 60 centímetros (18 y 14 pulgadas) de nieve entre el viernes y el sábado, y otros pronósticos advertían que los totales podrían ser aún mayores. El Condado Suffolk, en Nueva York, estaba bajo una alerta de tormenta, al igual que partes de Massachusetts, Connecticut y Rhode Island.

En la Ciudad de Nueva York se espera que caigan entre 10 y 15 centímetros (4 y 6 pulgadas) de nieve. El alcalde, Michael Bloomberg, dijo que se están preparando barredoras de nieve y 250.000 toneladas de sal para comenzar a limpiar las calles.

"Esperamos que los pronósticos exageren la cantidad de nieve, pero nunca se sabe", dijo Bloomberg, quien agregó que si la tormenta finalmente se hace sentir, es mejor que sea en un fin de semana.

El meteorólogo William Babcock, del Servicio Meteorológico Nacional en Taunton, Massachusetts, dijo que parece que será una tormenta fuerte. Si todo sucede como está previsto, tiene el potencial de estar entre las 10 mayores tormentas de nieve en la historia de Nueva Inglaterra.

La tormenta podría golpear poco después del aniversario 35 de la histórica tormenta de 1978, que paralizó la región con más de 60 centímetros (2 pies) de nieve y vientos con fuerza de huracán entre el 5 y el 7 de febrero. La última gran tormenta en afectar la zona sur de Nueva Inglaterra ocurrió durante la festividad de Halloween en 2011, que interrumpió el servicio eléctrico a muchos con grandes cantidades de nieve pesada y húmeda.

Los efectos de la tormenta se comenzarán a sentir el viernes por la mañana, y la mayor cantidad de nieve caerá esa noche y el sábado.

En Massachusetts, el gobernador Deval Patrick recibía actualizaciones regulares sobre el fenómeno, pero no había tomado ninguna decisión sobre la fuerza de trabajo estatal, afirmó una portavoz.

__

Ramer reportó desde Lyme, Nueve Hampshire. Lisa Rathke, redactora de The Associated Press en Montpelier, Vermont, contribuyó a este reportaje.