La Corte Interamericana de Derechos Humanos realizó el jueves la audiencia pública contra el estado hondureño por el asesinato en 1998 del líder ambientalista, cuyo hijo afirmó que nada de hizo en Honduras para castigar a los responsables.

Luna fue asesinado por sicarios el 18 de mayo de 1998 luego de denunciar la tala ilegal de árboles. La víctima fue regidor y encargado de la unidad ambiental de la Municipalidad de Catacamas, en el departamento de Olacho, al noroeste de Honduras.

"No hicieron nada para hacer justicia", aseguró en medio de llanto su hijo César Luna Valle, que señaló al Ministerio Público como responsable de no abrir proceso contra los responsables materiales e intelectuales del asesinato. Ninguno de los autores intelectuales fue enjuiciado y solo uno de los sicarios fue a la cárcel.

"Todos sabemos quienes lo mataron y quienes pagaron para hacerlo", dijo el declarante, que denunció la complicidad de la policía local con los sospechosos. "Salían a tomar cervezas juntos al final del día", subrayó.

El ex fiscal Omar Menjivar, testigo de los denunciantes, acusó al sistema judicial hondureño de fallar en los procedimientos.

"A Carlos Luna lo mataron a las 10:30 de la noche y los forenses llegaron a la escena del crimen al día siguiente en horas de la tarde, la escena ya estaba contaminada", afirmó.

Sin embargo, el fiscal de la causa, Adrián Octavio Rosales, afirmó que la investigación se tramitó correctamente y que no hubo dilaciones de ningún tipo.

Para el perito Juan Antonio Mejía, el homicidio de Luna López no es un caso aislado pues varios líderes ambientalistas ha corrido la misma suerte, "sin contar con el apoyo del estado enfrentan situaciones difíciles que desembocaron en asesinatos".

"Lo que se busca es sembrar el terror y desmovilizar a organizaciones que atentan con grandes intereses empresariales en Honduras", afirmó

El caso Luna López contra Honduras fue elevado a la Corte en el 2011 luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), considerara que la investigación judicial fue incompleta y parcial.