El regreso de los multicampeones Carlos Bianchi y Ramón Díaz a las bancas de Boca Juniors y River Plate, respectivamente, además del rutilante fichaje de Fernando Gago al actual monarca Vélez Sarsfield para el torneo Final reaniman a un fútbol argentino en estado terminal por la violencia en las canchas y la salida cada vez más temprana de sus jóvenes promesas.

El "Virrey" Bianchi, con nueve campeonatos, y el "Pelado" Díaz, con siete vueltas olímpicas, son la apuesta de los dos clubes más populares de Argentina para recuperar el protagonismo.

"Nosotros le damos prestigio al fútbol argentino, le damos nivel, le damos cosas que no tenía. Nos estaban extrañando", disparó Díaz. "El (Bianchi) significa todo Boca y yo para River", acotó.

Ya superada la pesadilla del descenso de categoría, River quiere pensar menos en engrosar su promedio de puntos y más en la pelea por el título. Dos triunfos sobre tres clásicos jugados ante Boca en el receso de verano entusiasmaron a los "millonarios", que sumaron en sus filas al volante Leandro Vangioni y a la "Pulga" Juan Iturbe, procedente del Porto de Portugal.

"Vamos a armar un equipo para pelear el campeonato. Y los puntos se consiguen jugando bien al fútbol. Hay que cambiar la mentalidad y la vamos a cambiar", avisó Díaz.

Boca repartirá su atención entre la liga, la Copa Libertadores, en la que fue finalista en 2012, y la defensa de la corona en la Copa Argentina.

Bianchi reemplazó a Julio Falcioni, a quien la directiva no le renovó contrato tras un semestre de manos vacías y un estilo de juego "a la defensiva" que no comulgaba con el paladar de los boquenses.

"Muchos dirán que mi espalda es bastante grande, pero los resultados cuentan y somos un país exitista", apuntó Bianchi.

En la semana previa al inicio de la competencia, nuevamente el enlace Juan Román Riquelme acaparó la atención tras ponerse a disposición del entrenador justo un mes después de ratificar su decisión de no jugar más en Boca.

Las idas y vueltas del ídolo boquense desconciertan a los hinchas, directivos y jugadores, con opiniones divididas sobre su eventual regreso. Según reportan medios deportivos, Bianchi necesita al "Diez" porque percibe que es el único que le puede aportar al equipo el toque de distinción que le faltó en los partidos de pretemporada.

El último campeón Vélez Sarsfield sacudió el mercado de pases con la llegada a préstamo de Gago, procedente del Valencia de España.

El mediocampista del seleccionado argentino no es tenido en cuenta por el entrenador del conjunto español y en busca de continuidad se inclinó por el Fortín "por la seriedad con la que trabajan".

La continuidad del plantel campeón y la llegada de Gago ponen a Vélez entre los favoritos.

"No podemos hacernos los distraídos... ahora Vélez forma parte de los cinco o seis que tiene que salir campeones", admitió su entrenador Ricardo Gareca.

Otro aspirante será Racing Club, pese a que se desprendió de su joven promesa y figura descollante del último certamen, Ricardo Centurión, quien fue contratado por el Anzhi ruso a cambio de siete millones de euros con apenas un temporada en primera división.

"Viene de ser el más desequilibrante del fútbol argentino. Pero podemos reemplazarlo aunque no haya otro jugador así. Dependerá de nosotros extrañarlo o no", reflexionó el capitán y arquero de la Academia, Sebastián Saja.

Con la misma base del semestre anterior, San Lorenzo, Lanús, Arsenal y Estudiantes también estarán en la conversación.

En tanto que el torneo Final no será uno más en la historia de Independiente, que estará obligado a ganar casi todos partidos para no descender de categoría por primera vez en su historia.

Las restricciones impuestas por el gobierno a la compra de dólares, desalentaron la llegada de extranjeros al fútbol argentino ya que resulta imposible ofrecer contratos en moneda estadounidense.

Entre las pocas excepciones están los colombianos Kevin Rendón (Estudiantes) y Juan Caicedo (Independiente).

El certamen se pondrá en marcha el viernes con pocas garantías de que la violencia que aqueja al fútbol argentino desde hace décadas no se repita. En las última horas renunció la jefa de seguridad de Independiente, Florencia Arietto, luego de que la comisión directiva le levantara la prohibición para concurrir a la cancha a dos peso pesados de la barrabrava.