Chris Brown regresó acompañado por Rihanna a una corte de Los Angeles para enfrentar a un fiscal que pide que un juez revoque la libertad condicional del cantante.

Rihanna le envió un beso cuando entró a la sala.

Los fiscales piden que se revoque la libertad condicional a Brown porque dicen que no encuentran evidencias creíbles de que haya cumplido su sentencia a trabajo comunitario por golpear a Rihanna en 2009.

Una moción presentada el martes señala, por primera vez en el caso por el delito grave de agresión contra Brown, varios incidentes que según los fiscales demuestran que Brown tiene problemas para controlar su ira.