Debido a los muchos sobresaltos que han tenido en la última década, Nigeria y Mali llegan con una confianza moderada al partido que disputarán el miércoles por el pase a la final de la Copa Africana.

Mali avanzó por segunda ocasión consecutiva a las semifinales y cuarta en su cuenta general desde 2002, pero no ha alcanzado la final desde 1972.

Por su parte, Nigeria logró arribar a las semifinales en seis de los últimos ocho torneos pero no ha disputado el título desde 2000.

Dos veces campeona, Nigeria es ligeramente favorita tras derrotar en los cuartos de final a Costa de Marfil, un equipo lleno de estrellas.

Las Superáguilas son encabezadas por la dupla que juega en el Chelsea, Victor Moses y John Obi Mikel, y cuentan con el delantero del Spartak de Moscú, Emmanuel Emenike.

Mali, que eliminó en cuartos de final a la anfitriona Sudáfrica, es liderado por el ex jugador del Barcelona, Seydou Keita.

"Conocemos a los malienses, van a ser un equipo muy difícil de enfrentar. Y ellos también nos conocen", dijo el capitán de Nigeria, Joseph Yobo.

"Creo que no hay favoritos. Nos sentimos muy motivados y sabemos que ellos también lo están. Este es el puente que tenemos entre este punto y la final, así que haremos todo lo que podamos para ganar", agregó.

Ambos equipos lograron grandes victorias en los cuartos de final. Nigeria derrotó 2-1 a la Costa de Marfil de Didier Drogba en Rustenburg, y Mali se impuso a la favorita Sudáfrica por 3-1 en definición de penales ante un lleno total de aficionados locales.

"Ganamos un gran partido, tenemos la confianza, tenemos la fe. Saldremos con mucha fuerza, daremos todo lo que tenemos y esperamos ganar el juego", dijo el capitán de Nigeria, Joseph Yobo.

"No hay gran diferencia en cómo jugamos, ambos aplicamos la fuerza física y somos tácticamente fuertes, por lo que será un encuentro interesante", agregó.

Nigeria perdió 1-0 ante Ghana en su semifinal anterior en 2010. La última vez que los nigerianos llegaron a la final, en 2000, cayeron en penales ante Camerún.

Malí, que participa en el torneo por séptima ocasión consecutiva, alcanzó la semifinal en 2012 pero perdió 1-0 ante Costa de Marfil y terminó en tercer lugar en lo que fue su mejor actuación desde su derrota ante el Congo en la final de 1972.

La otra semifinal la disputarán Ghana y Burkina Faso en el estadio Mbombela. Burkina Faso no es la favorita pero tiene la ventaja de conocer la cancha dispareja y terrosa, porque es la única en la que ha visto acción en el torneo. Ghana jugará en este terreno por primera vez.

___

Tales Azzoni está en Twitter como http://twitter.com/tazzoni