Después de sólo un día de haber regresado a la selección brasileña, Luis Felipe Scolari ya siente que esta vez las cosas serán más divertidas.

Aunque en Brasil crecen las expectativas antes del Mundial de 2014, Scolari está minimizando la presión que enfrenta para que la selección lleve al país su sexta Copa del Mundo.

Después de todo, el técnico de 64 años ya ha pasado antes por una situación similar, cuando ganó el Mundial con Brasil y luego condujo a la selección de Portugal en la Eurocopa.

Brasil obtuvo su quinto título mundial con Scolari al timón en 2002 y, tras haberse ausentado una década, fue recontratado con el fin de que proporcione la experiencia y la familiaridad requeridas por la federación para el Mundial en tierras brasileñas.

"No puedo imaginar ninguna razón por la que no debieran darme una segunda oportunidad", dijo Scolari el martes por medio de un traductor la víspera de su primer duelo de vuelta al frente de la verdeamarela, ahora ante Inglaterra.

"Es una posición similar a la de 2003", agregó, refiriéndose a cuando condujo a Portugal a los cuartos de final de la Eurocopa tras ganar el Mundial con Brasil.

"Se trata de obtener el respaldo de la gente y... eso es lo que intentamos lograr con estos partidos amistosos", dijo.

La búsqueda por ganar la Copa del Mundo en el Maracaná en julio de 2014 comienza el miércoles para Scolari en otro de los estadios icónicos del mundo, Wembley, con el amistoso frente a la Inglaterra de Roy Hodgson.

A pesar de que sólo ha pasado un día con los jugadores, Scolari tiene muchas esperanzas, incluso si le cuesta trabajo expresarse debido a una molestia en la garganta.

"En la actualidad el ambiente es mucho más relajado; hay mucho más diversión con los jugadores... porque hace 10 años había mucho más expectativas", señaló.

"Mi primer mensaje (a los seleccionados) fue que les tengo gran confianza, me apoyo en ellos y confío en este equipo. Lo que intentamos ahora no es muy distinto de lo de antes", afirmó.

Y eso significa que no habrá excusas si Brasil cae ante Inglaterra por primera vez en 23 años. Especialmente si se toma en cuenta que la mayor parte de la escuadra ya está armada.

"No es un equipo totalmente nuevo", dijo Scolari. "Así, no puedo justificarme ante el pueblo brasileño diciendo que sólo he tenido una práctica... mañana todo estará enfocado en hallar un equilibrio entre los jugadores, y ya veremos qué ocurre".

Scolari está como entrenador en Inglaterra por primera vez desde que el Chelsea lo despidió en 2009 después de una labor de sólo ocho meses. Lo que más lamenta es haber rechazado la oportunidad de suceder a Sven Goran-Eriksson como técnico de la selección inglesa porque hubiera tenido que firmar su contrato antes del Mundial de 2006, cuando aún estaba contratado con Portugal.

___

Rob Harris está en Twitter como http://twitter.com/RobHarris