Las revelaciones de que un grupo del crimen organizado con sede en Singapur ha estado involucrado en el arreglo de partidos de fútbol en todo el mundo han puesto presión adicional sobre las autoridades en la ciudad-estado del sudeste asiático para que actúen contra el presunto líder.

El empresario singapurense conocido como Dan Tan ha sido colocado en la lista de hombres buscados por Italia y ha sido implicado en varias investigaciones sobre la corrupción en el fútbol, incluida la revelada el lunes en La Haya por la agencia policial europea Europol. Ha evadido el arresto en su patria.

La Fuerza Policial de Singapur dijo el fin de semana que asiste a las autoridades italianas a través de la Interpol y ha proporcionado información solicitada por la Oficina Central Nacional de ésta en Roma, pero no ha fincado cargos formales contra Tan.

La Federación de Fútbol de Singapur indicó el martes que continúa trabajando "de cerca con las autoridades pertinentes, tanto a nivel local como internacional".

La revisión de la Europol durante 18 meses reveló 380 partidos sospechosos en Europa y otros 300 encuentros cuestionables fuera del continente, principalmente en Africa y Asia, así como Centro y Sudamérica. Los duelos incluyen eliminatorias para el Mundial y partidos de la Liga de Campeones.

Hasta ahora Tan no ha sido arrestado, a pesar de que múltiples agencias en Singapur tienen potencial jurisdicción en el caso.

"Las autoridades en Singapur están asistiendo a las autoridades europeas en sus investigaciones a un grupo del crimen organizado que arregla partidos a nivel internacional y en el que presuntamente hay singapurenses involucrados", afirmó la Fuerza Policial de Singapur en un comunicado.

"Singapur toma una posición firme contra el arreglo de partidos y está comprometido a trabajar con las agencias policiales internacionales para hacer caer a los grupos trasnacionales del crimen organizado, incluidos los que involucran los actos de singapurenses en el extranjero, así como a proteger la integridad del deporte", agregó.

A pesar de su enorme riqueza, Singapur ha sido golpeado por la corrupción en el fútbol impulsada por los grupos delictivos especializados en apuestas.

En mayo pasado, las autoridades singapurenses fincaron cargos a un destacado árbitro y ex jugador malayo, acusándolo de asociación delictuosa para arreglar un duelo de la Súper Liga de Malasia.

En otro caso seguido muy de cerca, el singapurés Wilson Raj Perumal, que tenía vínculos con grupos delictivos de apuestas en Asia y Europa del Este, fue encarcelado en Finlandia por arreglo de partidos.

"El problema del arreglo de partidos no se limita a Asia", dijo a la AP Ridzal Saat, subdirector de desarrollo y planeación en la Federación de Fútbol de Singapur. "Es un problema mundial y seguiremos trabajando de cerca con las autoridades relevantes, tanto a nivel local como internacional, para combatir agresivamente los partidos arreglados y la corrupción en el fútbol".