Chris Carpenter, uno de los pitchers más exitosos en juegos decisivos de postemporad, está casi que descartado para lanzar este año con los Cardenales de San Luis y su carrera podría haber llegado a su fin debido a una lesión en el hombro derecho que lo mantuvo fuera durante casi toda la pasada campaña.

Carpenter, de 37 años, padece otra vez de entumecimiento en el hombro, tras lanzar desde el montículo antes de los entrenamientos de pretemporada, informó el martes el gerente general John Mozeliak. El pitcher recibirá una evaluación médica adicional, pero no ha tomado la decisión definitiva de retirarse.

Mozeliak dijo que los Cardenales seguirán adelante sin él.

"Está dejando la puerta ligeramente abierta, pero es improbable", dijo Mozeliak con relación al regreso de Carpenter. "Tras hablar con él por teléfono uno ciertamente queda con la sensación de que le preocupa más la vida después del béisbol".

El manager Mike Matheny consideró la noticia como un duro golpe.

Carpenter fue operado en julio por una lesión en un nervio que le ocurrió por primera vez en la pretemporada de 2012. Regresó para lanzar tres partidos en la campaña regular, yéndose con foja de 1-2 en la recta final, y abrió tres encuentros en la postemporada. Derrotó a Washington en la serie divisional pero terminó 0-2 en la serie de campeonato de la Liga Nacional frente a San Francisco, equipo que a la larga ganó la Serie Mundial.

Es la tercera temporada seguida en que los Cardenales pierden a un integrante crucial de la rotación antes de que comience la campaña. Adam Wainwright fue operado de los ligamentos del codo tras lastimárselo en 2011 y se perdió toda la temporada.

Carpenter no acompañó a Matheny y Mozeliak en la conferencia de prensa, y éste dijo que el pitcher aún se siente muy afectado por la noticia. Carpenter buscará una evaluación médica adicional en el Hospital Mercy en San Luis, pero ahora la atención del gerente general está en llenar el vacío dejado por un lanzador que no sólo es el primero en la rotación, sino también un líder incuestionable en el vestuario.

Mozeliak no quiso conjeturar sobre si el equipo buscará conservar los servicios de Kyle Lohse, que terminó con foja de 16-3 y 2.86 de efectividad en 211 innings con San Luis la campaña pasada pero sigue como agente libre, sin que su contrato haya sido renovado.

Carpenter, que tiene foja de 144-94 en su carrera y de 10-4 con 3.00 de promedio de carreras limpias admitidas en 18 aperturas de postemporada, es considerado uno de los mejores pitchers en momentos decisivos en la historia de los Cardenales. Colgó ocho ceros para ganar el tercer partido de la Serie Mundial de 2006 frente a Detroit, una serie que San Luis ganó en cinco encuentros.

Y se destacó en postemporada en el arribo del equipo a la Serie Mundial de 2011, después de que no era el favorito, al superar 1-0 a Roy Halladay en el memorable quinto partido de la serie divisional de la Liga Nacional en Filadelfia, y al derrotar a Texas en el séptimo juego de la Serie Mundial.

Se espera que Wainwright, Jake Westbrook y Lance Lynn estén en la rotación. Joe Kelly, Trevor Rosenthal y Shelby Miller, todos ellos más jóvenes, también competirán por puestos.