Al estilo de King Kong o el Hombre Araña, un temerario francés escalaba el lunes el famoso hotel Habana Libre en la capital cubana, sin cuerdas y sin una red de seguridad.

Cientos de curiosos, entre turistas y locales, miraban desde calles y balcones a Alain Robert iniciar su ascenso.

El Habana Libre es un edificio de 27 pisos que una vez fue el Hilton de la ciudad. Robert ha dicho que espera llegar a la cima en menos de una hora.

Robert, quien ya ha escalado edificios mucho más altos, expresó que su principal preocupación es que el hotel se encuentra en estado de deterioro, como otros puntos de referencia de La Habana.

Antes de su hazaña del lunes, Robert dijo a The Associated Press que había dejado atrás sus usuales temores.

Trepar edificios, dijo, lo hace sentir "libre" y "renacido".