Los direcitos de la NFL estaban seguros de que el Super Bowl se iba a disputar por completo el domingo por la noche.

Y de no haber podido, el campeonato de la liga no habría terminado cuando temporalmente se detuvo, con menos de dos minutos jugados en el tercer cuarto.

El comisionado Roger Goodell señaló el lunes que el Superdome de Nueva Orleáns tenía un sistema eléctrico de emergencia que estaba por activarse durante el apagón del Super Bowl. No se necesitó porque la energía empezó a reestablecerse en ese momento, dijo.

El Superdome y funcionarios de la compañía eléctrica de la ciudad siguen investigando la causa precisa del apagón de 34 minutos durante el Super Bowl, pero directivos de la liga dijeron que, dado el sistema de emergencia, el partido nunca estuvo en peligro de ser pospuesto.

"Esa no fue una posibilidad anoche", dijo Eric Grubman, vicepresidente de operaciones de la NFL, en una conferencia de prensa el lunes. "Eso no es lo que estaba en riesgo".

Goodell estaba sentado con el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie durante el partido. El Super Bowl del año entrante se realizará en los Meadowlands, en Nueva Jersey.

"Ya tuvimos la conversación", dijo Goodell sobre evitar que se repita un apagón. "Claramente, esto fue algo que se puede solucionar, y es algo para lo que podemos prepararnos. Y así será".