Los clubes europeos de fútbol han perdido en conjunto un récord de 2.300 millones de dólares y no han podido frenar los salarios de los jugadores pese a reiteradas advertencias de la UEFA sobre el futuro sombrío de ese deporte a menos que se controlen los gastos.

El fútbol está reflejando la inestabilidad económica europea ya que la mitad de los clubes de primera división vieron empeorar su situación financiera en el 2011, según un análisis publicado el lunes por la UEFA.

En un lustro, las pérdidas de los clubes han ascendido a esa cifra récord y el costo de pagar a sus futbolistas ha subido un 40% a 8.600 millones de euros (11.200 millones de dólares).

"La austeridad económica ha hecho reconocer el hecho de que no puede haber más demoras", afirmó Andrea Traverso, director de Licencias de los Clubes y Juego Limpio Financiero, de la FIFA.

Aunque los ingresos generados por los clubes en 2011 subieron un 3% a 13.200 millones de euros, Traverso advirtió que la crisis económica ha hecho "más difícil el acceso a la liquidez en muchas naciones europeas".

"Sin un cambio de comportamiento, aumentará el riesgo de que los clubes se fundan", agregó.

El presidente de la UEFA, Michel Platini, dijo a los equipos en el prólogo a un análisis de casi 700 finanzas de clubes entre las 53 naciones miembro que las reglas del "Juego limpio financiero" son vitales para controlar la situación.

"Mantener los costos bajo control y dentro de límites sostenibles es y seguirá siendo el mayor desafío de los clubes", afirmó.