Pese a otro gol de Lionel Messi, el Barcelona debió conformarse el domingo con un empate 1-1 en su visita al Valencia, que sigue su avance bajo el timón de Ernesto Valverde.

Al igual que el Real Madrid el día previo, el Barcelona tampoco pudo cantar victoria.

La disputa del clásico Madrid-Barsa el miércoles en la Copa del Rey (1-1) acabó mermando a ambos equipos en la 22da fecha del campeonato y, a la derrota del Madrid en Granada por 1-0, siguió un partido mediocre del Barsa en Valencia.

Los dueños de casa se desquitaron de la goleada 5-0 que les encajó el Madrid dos fechas atrás, rescatando un punto que les permitió rebasar al Rayo Vallecano para poder acudir a plazas europeas.

Un gol del argentino Ever Banega a los 33 minutos puso en ventaja al Valencia, que sumó el 16to punto de 24 posibles con Valverde, pero su compatriota Messi niveló de penal a los 39 en otro partido por debajo de su nivel habitual, aunque válido para ampliar a 12 su récord de fechas consecutivas con gol.

El Barsa suma 59 puntos y sigue liderando cómodamente la clasificación sobre el Atlético de Madrid, que recortó a nueve la desventaja ganando 1-0 al Betis. Un solitario gol de Diego Costa (61) decantó la balanza del lado del equipo del argentino Diego Simeone, que sigue perfecto de local con 12 triunfos de 12 posibles.

Banega llegó tarde al entrenamiento del viernes, lo que generó fuertes críticas del entorno valencianista, pero se presentó justo a tiempo al rechace de Gerard Piqué a centro de Roberto Soldado, controlando el balón con la diestra y empalmando un disparo raso a la red para el 1-0.

Feroz en la recuperación del balón en la medular, Valencia atacó los costados del Barsa con la velocidad de Marc Bernat por la derecha y el compás del mexicano Andrés Guardado por la izquierda, pero la siguiente llegada al área de los visitantes resultó en torpe derribo de Joao Pereira a Pedro Rodríguez, que derivó en un penal y el 34to gol de Messi en la liga, inapelable desde los 11 metros.

Pero el argentino, como en el partido ante el Madrid, siguió en segundo plano, únicamente apareciendo para servir una asistencia milimétrica que Cesc Fábregas envió al lateral de la red. Antes había avisado Soldado con un cabezazo a centro de Guardado, de creciente protagonismo en posición más avanzada de lo acostumbrado, desde donde retrasó un balón a Sergio Canales, cuyo zurdazo desvió apuradamente Víctor Valdés.

Luego el azulgrana David Villa perdonó ante su ex equipo, rematando pésimamente un cruce de Dani Alves, y Valdés salvó un punto para el líder con una parada antológica sobre Soldado.

"El Valencia nos complicó en la primera mitad con su intensidad. En la segunda mejoramos y Valdés estuvo bien. El empate es justo", resumió Jordi Roura, quien dirigió al Barsa en ausencia de Tito Vilanova, en tratamiento por un cáncer en Nueva York.

El cruce entre el local Radamel Falcao y el visitante Dorlán Pabón le puso acento colombiano al Atlético-Betis, dominado por el cuadro rojiblanco en la primera mitad, aunque ni Falcao, ni Arda Turam ni Gabi Fernández acertaron a batir a Adrián San Miguel.

Falcao tampoco pudo con el arquero al arranque de la segunda, pero su cañonazo forzó el tiro de esquina que supuso el tanto de la victoria de Costa, de cabeza en el área chica.

La expulsión de Javi Márquez sobre la media hora lastró al Mallorca en su visita a la Real Sociedad, que ganó 3-0 gracias a los tantos de los uruguayos Gonzalo Castro (55) y Diego Ifrán (88), y el mexicano Carlos Vela (70).

En partidos anteriores, el Málaga empató en su estadio 1-1 con el Zaragoza. El equipo entrenado por el chileno Manuel Pellegrini no gana de local desde el 22 de diciembre, cuando venció al Madrid, y ni siquiera la visita del Zaragoza, con escaso botín de dos puntos de los últimos 15 en disputa, invirtió la tendencia, aunque sigue cuarto en la tabla con 36 unidades.

Helder Postiga puso en ventaja al Zaragoza, 15to clasificado, a los 13 minutos con un golazo de volea, pero el internacional Isco Alarcón (23) igualó de penal por el Málaga, que celebró el retorno a los terrenos de juego del brasileño Julio Baptista tras 16 meses lesionado.

"No es un paso atrás. Sumamos, y es lo importante", opinó Pellegrini, quien se quejó del mal estado del césped. "No poder enlazar dos pases seguidos es preocupante", afirmó.

Pese al penal cobrado por el argentino Alejandro Domínguez (51), el Rayo Vallecano no aprovechó la ocasión al caer 2-1 en cancha del Sevilla, que hizo valer los goles del croata Ivan Rakitic (45) y Alvaro Negredo (54).