Un atacante suicida condujo un automóvil cargado de explosivos y lo hizo estallar el domingo junto a un cuartel de la Policía provincial en una disputada ciudad del norte de Irak, donde murieron al menos 15 personas, dijeron las autoridades.

Un policía dijo que el atacante estrelló el coche contra la sede policial en Kirkuk. Agregó que 70 personas resultaron heridas.

El agente habló bajo condición de guardar el anonimato porque no estaba autorizado a difundir información. El director de la Dirección de Salud de la provincia, Sidiq Omar Rasul, confirmó las cifras de muertos y heridos.

En Kirkuk, a 290 kilómetros (180 millas) al norte de Bagdad, árabes, kurdos y turcomanos reclaman derecho sobre la zona rica en petróleo. Los kurdos quieren incorporarla a su región autogobernada en el norte de Irak, pero los árabes y los turcomanos se oponen.