Stevie Wonder se ganó aplausos y otros gestos de aprobación de miles de personas que permanecieron de pie durante horas la noche del sábado para escuchar un concierto previo al Super Bowl, en el que también tocó el guitarrista Gary Clark Jr.

Acompañado en el escenario por su hija y la cantante Aisha Morris, Wonder cantó varios de sus éxitos, como su emblemática "How Sweet It Is (To Be Loved Por You)".

Prosiguió con "Master Blaster", la pieza de Michael Jackson "The Way You Make Me Feel" y una de su cosecha: "Higher Ground".

El cantante de 62 años y miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll encabezó la presentación al aire libre cerca del hotel Wyndham Riverfront, en la víspera del partido del domingo entre los Ravens de Baltimore y los 49ers de San Francisco.

Miles de personas atiborraron una carpa montada en un estacionamiento frente al hotel para oír a Wonder, Clark, la cantante de R&B Janelle Monae y el DJ Martin Solveig.