El ministro de Defensa de Israel indicó el domingo que su país fue el autor de un ataque aéreo contra Siria que según autoridades estadounidenses tuvo por objetivo armas antiaéreas que iban a ser entregadas al grupo militante libanés Hezbolá.

Este fue el primer comentario público de un funcionario del gobierno israelí sobre el ataque del miércoles pasado.

"No puedo agregar nada más a lo que ustedes han leído en los periódicos sobre lo que sucedió en Siria hace varios días", dijo el ministro de Defensa, Ehud Barak, en una conferencia de seguridad en Alemania con altos diplomáticos y funcionarios de Defensa de todo el mundo.

Pero entonces agregó: "Vuelvo a decir con franqueza lo que hemos dicho, que esa es la prueba de que cuando decimos algo lo decimos en serio; decimos que no estamos de acuerdo en que deba permitirse la entrada de armas avanzadas en el Líbano". El funcionario israelí habló en inglés.

Varios líderes israelíes han expresado en días recientes una preocupación cada vez mayor de que la guerra civil en Siria ha llevado al presidente Bashar Assad a perder el control sobre el país y su arsenal, que incluye armas químicas.

Assad dijo en Siria durante una reunión con un alto funcionario iraní que su país podía hacer frente a cualquier agresión, en sus primeros comentarios sobre el ataque aéreo.

"Siria, con la conciencia de su pueblo, el poderío de sus fuerzas armadas y su compromiso con seguir el camino de la resistencia, es capaz de hacer frente a los retos del momento y enfrentar cualquier agresión contra el pueblo sirio", atribuyó a Assad la agencia oficial de noticias SANA.

El mandatario sirio hizo esa declaración durante una reunión con Saeed Jalili, el principal negociador iraní de temas nucleares. Irán es el aliado regional más cercano de Siria y Jalili, que realiza una visita de tres días a Siria, ha prometido que Teherán mantendrá su apoyo al régimen de Assad.

Siria ha prometido tomar represalias por el ataque aéreo.