Una neoyorquina que desapareció durante sus vacaciones en Estambul y cuyo cadáver se halló en la ciudad sufrió un golpe fatal en la cabeza, dijo la policía turca.

El jefe de policía de Estambul, Huseyn Capkin, dijo el domingo que los expertos forenses no han concluido el informe de la autopsia de la víctima, Sarai Sierra, pero que era evidente que la lesión en la cabeza le causó la muerte.

La emisora NTV dijo que 15 personas han sido detenidas para ser interrogadas sobre el caso.

Sierra, de 33 años, desapareció mientras pasaba sola sus vacaciones en Estambul. La última vez que se tuvieron noticias de ella fue el 21 de enero, el mismo día en que debía regresar a su país.

La agencia Anadolu dijo que se halló el cadáver de una mujer el sábado por la tarde y que la policía la identificó posteriormente. Agregó que la policía detuvo a nueve personas en Estambul a fin de interrogarlas.

La desaparición de Sierra atrajo la atención pública en Turquía, donde la desaparición de turistas extranjeros es infrecuente, y la policía de Estambul estableció una unidad especial para rastrearla.

La agencia no indicó la causa de la muerte. La televisión privada NTV reportó que fue muerta a puñaladas, mientras que una agencia noticiosa privada, Dogan, dijo que tenía una herida en la cabeza.

Los policías con los que tomó contacto la Associated Press se negaron a comentar sobre el caso.

Sierra, que tiene hijos de 11 y 9 años, había viajado a Estambul el 7 de enero para practicar su pasatiempo, la fotografía, e hizo escalas en Amsterdam y Munich. Originalmente se proponía viajar con una amiga, pero esta canceló el viaje y ella viajó sola.

Sierra mantuvo contacto regular con familiares y amistades y el 21, el mismo día que debía regresar a Nueva York, dijo que iba a visitar el Puente Galata para tomar fotografías.

El lugar donde se encontró el cadáver está a unos pocos kilómetros del puente, cerca de una carretera que discurre junto al Mar de Mármara.

Anadolu sugirió que pudieron haberla matado en otro lugar y trasladado el cuerpo hasta allí.

Por lo menos nueve personas fueron detenidas para interrogarlas y un policía en el lugar dijo que dos eran mujeres. El agente habló con la condición de no ser identificado por no estar autorizado a hablar con la prensa sobre el caso.

No estaba en claro si un turco con el que Sierra intercambió mensajes durante su estadía en Estambul se encontraba entre los detenidos. El hombre fue detenido brevemente para interrogarlo el viernes y después puesto en libertad. La prensa conjetura que Sierra había hecho arreglos para encontrarse con él en el puente, pero este dijo que el encuentro nunca tuvo lugar.

El marido de Sierra, Steven, y su hermano David Jiménez viajaron a Estambul.