El vicepresidente Nicolás Maduro anunció el sábado que el nuevo líder del partido Comunista chino Xi Jinping, ungido desde hace mucho en la línea de sucesión del gobierno del gigante asiático, ratificó su apoyo al gobierno del presidente Hugo Chávez.

Maduro, en declaraciones difundidas por la televisión estatal, comentó que acababa de recibir un informe de la reunión del canciller venezolano Elías Jaua con el cuarto al mando del Comité Permanente del Partido Comunista Chino", Yu Zhengsheng.

A Jaua "lo acaba de recibir, el compañero Yu Zhengsheng. Lo recibió por orden del nuevo secretario general del Partido Comunista Chino, el compañero Xi Jinping, quien el próximo mes de marzo asume la presidencia de la República Popular China", acotó Maduro el sábado.

Xi fue nombrado líder de china en noviembre pasado, en sustitución de Hu Jintao, quien como presidente mantuvo una estrecha relación con Chávez.

La cúpula política de China nombró a Xi al máximo cargo en noviembre pasado. Se espera que asuma la presidencia en marzo.

Xi "ha ordenado al compañero Yu Zhengsheng reunirse con nuestro canciller y transmitirle al gobierno bolivariano de Venezuela y al pueblo de Venezuela todo el apoyo del gobierno de la República Popular de China, (y) ha ratificado su apoyo en esta alianza estratégica de largo alcance histórico" entre ambos países.

Venezuela y China mantienen una amplia cooperación que se traduce en un dinámico intercambio comercial bilateral. China se ha convertido rápidamente en el mayor prestamista extranjero de Venezuela, con más de 36.000 millones de dólares en créditos en los casi 14 años de mandato de Chávez, y que Caracas salda mayoritariamente con envíos de petróleo.

Venezuela ha intensificado sus relaciones diplomáticas y comerciales con China como parte de la estrategia del gobierno de Chávez para diversificar su cartera de clientes y reducir la dependencia de las ventas de crudo a Estados Unidos, que sigue siendo su principal comprador, pese a las tirantes relaciones entre Caracas y Washington.

Maduro además comentó que Xi "le ha enviado al presidente Chávez todos sus votos de hermandad y solidaridad" en su lucha contra el cáncer.

Chávez, de 58 años, permanece en La Habana desde 10 de diciembre cuando viajó para someterse un día después a una compleja operación por la reincidencia del cáncer. El mandatario no ha sido visto ni oído, tampoco ha aparecido en público ni en fotografías, como lo hizo en ocasiones pasadas cuando se trasladó a La Habana a operarse.

Las autoridades venezolanas dicen que la condición del presidente ha mejorado después de haber sufrido complicaciones, incluyendo una infección respiratoria grave, y que ha comenzado a recibir tratamiento adicional en La Habana.