Phil Mickelson hizo rugir el sábado a la mayor asistencia de espectadores en la historia del golf con otra magistral ronda en el Abierto de Phoenix.

Con 179.022 espectadores, la tercera ronda batió el récord de 173.210 fijado el año pasado — también en un sábado — en el campo del TPC Scottsdale. Durante la semana, el torneo acumula una asistencia de 467.030 espectadores y se encamina a romper el récord de 538.356 fijado en 2008.

Mickelson cerró con birdies en lso últimos cuatro hoyos y en cinco de los últimos sies para firmar una tarjeta de 64, siete bajo. Su acumulado es de 201 golpes y aventaja por seis a Brandt Snedeker.

Mickelson ha liderado de punta a punta en el torneo tras abrir con 60 el jueves y luego un 65 el viernes. Se quedó corto por un golpe de establecer el récord del tour de la PGA para los primeros 54 hoyos e igualó la marca del torneo fijada por Mark Calcavecchia en 2001.

El argentino Angel Cabrera completó una ronda de 70 golpes y cuenta con un acumulado de 201 golpes.

En un torneo que ganó previamente en 1996 y 2005, Mickelson busca conseguir su tercer triunfo de punta a punto y primero desde el BellSouth Classic de 2006. Esa vez fue cuando se impuso con una abrumadora diferencia de 13 golpes en la semana previa al segundo de sus tres títulos en el Masters de Augusta.

"En lo personal, lo de ganar de punta a punta, no es ta inmportante, salvo que voy al frente tres rondas y la cuarta es la más importante", dijo Mickelson.