Rafael Nadal, quien se apresta a retornar en Chile a las canchas luego de siete meses de ausencia por una lesión de la rodilla, dijo el sábado que ojalá el tenis siga siendo un deporte libre del dopaje.

"Hay que tener certeza que el rival del frente está tan limpio como yo. En el tenis hasta el día de hoy (el dopaje) es algo que ha pasado en muy escasas ocasiones", dijo el ex número uno mundial en rueda que prensa que ofreció el sábado en el balneario de Viña del Mar.

"Ojalá siga siendo un deporte limpio", insistió.

En su caso señaló que este año le ha correspondido pasar seis exámenes antidopaje de sangre u orina.

Reiteró lo señalado a su arribo a Chile el viernes de que su meta es retornar a "un nivel aceptable", pero que por supuesto le gustaría regresar al número uno del tenis. También que le complacería ganar el torneo ATP de Viña del Mar, aunque no se hace de muchas expectativas.

Respecto a su estado actual dijo que "los tiempos han sido los óptimos para la recuperación. Si la rodilla no me duele, no tendré ningún temor en jugar".

"Espero poder jugar en un nivel aceptable. Ahora busco entrar en rodaje y sé que con humildad puedo mejorar y volver al nivel que tenía cuando me fui", expresó.

Nadal, cuyo último partido antes de someterse a un prolongado tratamiento fue en la segunda ronda de Wimbledon en junio de 2012, se encuentra en Viña del Mar para disputar el torneo que comienza la semana entrante.

Por estar en el primer lugar de los jugadores en competencia, Nadal estará libre en la primera ronda y su debut en sencillos se producirá recién el miércoles ante un rival que saldrá del partido entre el argentino Guido Pella y un jugador proveniente de la fase de clasificación.

Pero en realidad Nadal entrará a la cancha el martes cuando junto al argentino Juan Mónaco dispute un partido de dobles.

Nadal practicó el sábado en Viña del Mar con su compatriota Tommy Robredo.

El actual número 5 de la clasificación mundial llegó el viernes al país, tuvo un encuentro con el presidente Sebastián Piñera y realizó su primer entrenamiento.

La presencia en Chile del tenista español ha desatado un gran interés. La alcaldesa de Viña del Mar, ciudad situada a 120 kilómetros al noroeste de esta capital, lo condecorará como visitante ilustre.

Luego de Viña del Mar, Nadal jugará en Sao Paulo y Acapulco.