Unos 600 presos se amotinaron en el penal de las islas Marías en el Pacífico mexicano, donde cinco guardias resultaron heridos en los enfrentamientos, informó el sábado el gobernador del estado de Sinaloa.

El gobernador Mario López Valdez señaló que el motín en la cárcel del archipiélago, ubicada a poco más de 100 kilómetros (62 millas) de la costa, comenzó el viernes y que durante los choques resultaron heridos cinco guardias, que están siendo atendidos por golpes y quemaduras. Las instalaciones albergan a 8.000 reos.

Los internos, según la prensa local, reclaman mejor comida, visitas más frecuentes de los familiares y más horas de esparcimiento. Las autoridades negociaban con ellos la forma de reestablecer el orden en la prisión.

Los cinco heridos, policías federales que custodian el penal, fueron llevados por aire a la ciudad sinaloense de Mazatlán, donde personal de la Cruz Roja los trasladó al hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), según la información oficial.