Un estadounidense de ascendencia somalí, Mohamed Mohamud, fue encontrado culpable el jueves en el estado de Oregon de cargos federales de terrorismo por un jurado federal que rechazó el argumento de la defensa de que su cliente fue engañado o inducido mediante una operación de un año del FBI que comenzó a seguirlo cuando era un adolescente.

Mohamud fue acusado de dirigir una conjura para detonar en 2010 una bomba en la ceremonia del encendido del árbol de Navidad en Portland. Pero lo que creyó que era una bomba era un artefacto inocuo que le entregaron agentes encubiertos del FBI que se hicieron pasar por miembros de al-Qaida.

Mohamud permaneció sentado inmutable cuando fue leído el veredicto. Su abogado, Steve Sady, dijo después que posiblemente presentaría una apelación después de que la sentencia sea anunciada el 14 de mayo.

"Estamos decepcionados con el veredicto", expresó Sady. "Obviamente creemos que fue engañado".

Los fiscales del caso afirmaron que Mohamud estaba predispuesto al terrorismo desde que tenía 15 años.

Mohamud, ahora de 21 años, intercambió correos electrónicos con un testaferro de al-Qaida que luego fue muerto en un ataque con un avión teledirigido. También dijo a agentes encubiertos que se haría pasar por un estudiante universitario mientras se preparaba para ser un "guerrero santo" violento.

Mohamud nunca fue llamado a presentar su testimonio. En cambio, los jurados vieron miles de pruebas documentales y escucharon varias horas de testimonios de amigos, padres, agentes encubiertos del FBI y expertos en contraterrorismo, en el desarrollo cerebral de adolescentes y la psicología del mundo musulmán.

El vice fiscal federal Ethan Knight dijo al jurado a principios de semana que la decisión sería fácil. Mohamud oprimió un botón de un teléfono celular Nokia e intentó matar gente. Independientemente de lo que se crea sobre los métodos de los agentes encubiertos o de la decisión del gobierno de investigar a un adolescente, la decisión subyacente fue de Mohamud y el móvil fue el odio a Occidente.

Mohamud podría ser sentenciado a prisión de por vida.