Hillary Rodham Clinton renunció formalmente el viernes a su cargo de secretaria de Estado, con lo que puso fin a cuatro años en los que recorrió medio mundo como jefa de la diplomacia estadounidense.

En una carta que envió al presidente Barack Obama, Clinton agradeció a quien fuera su rival por la candidatura presidencial demócrata en el 2008 por la oportunidad de servir en su gobierno. Clinton dijo que fue un honor ser parte de su gabinete y agregó estar convencida de la "firmeza" del liderazgo estadounidense "para ser una fuerza del bien en el mundo".

Su renuncia será efectiva en el momento en que jure su sucesor, John Kerry, quien iba a prestar juramento en una ceremonia privada un poco más tarde el viernes.

Clinton dejó el cargo rebatiendo a quienes criticaron al gobierno por su reacción ante el ataque de septiembre a una misión diplomática estadounidense en Libia. Dijo a la Associated Press en una entrevista el jueves que los críticos del gobierno no viven en un "mundo basado en evidencias" y que su "negativa a aceptar los hechos" era lamentable.