Dani Alves opinó que la lucha contra el racismo en los estadios de fútbol en España es una "guerra perdida", un día después que el zaguero brasileño del Barcelona fue blanco de insultos racistas en la cancha del Real Madrid.

"Sé que se está luchando contra esto pero sigue habiendo este tipo de referencias. Para mí es una guerra perdida", expresó Alves el jueves. "Hace 10 años que estoy en España y ha pasado desde el primer día".

Algunos sectores de la grada del estadio Santiago Bernabéu imitaron gritos de mono durante el empate del miércoles 1-1 por las semifinales de la Copa del Rey.

"Se deberían tomar medidas drásticas. Por ejemplo, sancionar al club con más dureza, no con 1.000 ó 2.000 euros. Hay que ir un poco más allá", señaló. "A veces hay que buscar ejemplos y en Inglaterra esto no sucede y, cuando ocurre, las sanciones son ejemplares".