El gobernante Partido Popular insistió el jueves en la limpieza de sus cuentas y negó un reporte de prensa que habla de presuntos pagos regulares bajo la mesa a dirigentes de la formación, entre ellos el actual presidente español, Mariano Rajoy.

Los populares afirmaron que no hay "contabilidad oculta" en el partido y desmintió el "pago sistemático de retribuciones distintas a las incluidas en la nómina".

El diario El País publicó lo que llama las "cuentas secretas" del ex tesorero del partido Luis Bárcenas, con unas hojas de contabilidad de hace varios años en las que aparecen nombres junto a la supuesta cantidad recibida. El dinero provenía presuntamente de empresarios del sector de la construcción.

No está claro si esas cantidades fueron o no declaradas y el PP aseguró que los manuscritos "no pueden reconocerse" como la contabilidad del partido.

Sin embargo, el daño a la imagen del partido en el gobierno parece irreparable. La información de El País es la última de una lista de escándalos en torno a la figura de Bárcenas tras descubrirse que ocultaba 30 millones dólares en una cuenta en Suiza.

Es la primera vez que un diario publica un documento en el que se muestran nombres y presuntos pagos recibidos.

La lista de beneficiados incluye a ex ministros como Angel Acebes, Javier Arenas y Francisco Alvarez Cascos. También figura el nombre de Rajoy, quien siempre según el diario, estuvo recibiendo 33.870 dólares anuales durante 11 años desde 1997.

El País dijo que todos y cada uno de los dirigentes mencionados en la información negaron haber ingresado esas cantidades.

La mayoría de los pagos se produjeron durante los años de la burbuja inmobiliaria a finales de la década de 1990, cuando el PP estaba en el poder y la construcción convirtió a España en una de las economías más poderosas de Europa.

En aquellos años, la ley autorizaba las donaciones anónimas a las formaciones políticas. Los supuestos papeles de Bárcenas también recogen una nómina de empresas del sector que hicieron aportaciones económicas.

El partido siempre ha negado estos sobresueldos. Se ordenaron sendas auditorías interna y externa, mientras que Rajoy dijo recientemente que no le temblaría el pulso a la hora de investigar las denuncias.

El caso Bárcenas, que empezó en 2009, ha despertado en un amplio sector de la población española el sentimiento de que los políticos se enriquecen con total impunidad, mientras la sociedad paga la crisis y el desempleo con fuertes recortes y subidas de impuestos.

Bárcenas fue senador electo, pero sobre todo se le consideraba un hombre fuerte del partido en la sombra. Fue gerente del PP desde 1991. En 2008, fue ascendido a tesorero por el hoy jefe del gobierno Rajoy.

Dimitió en 2009 del cargo de tesorero y en 2010 del de senador, meses después de que su nombre apareciera en una causa sobre la presunta financiación ilegal del PP abierta por la Audiencia Nacional. Fue entonces, según la investigación, cuando Bárcenas fue a Suiza a vaciar sus cuentas.