El Congreso aprobó el jueves una ley crucial para permitir que el gobierno tome prestados centenares de miles de millones de dólares más para pagar sus obligaciones, evitando con ello el primer impago federal de la historia, que podría haber ocurrido en febrero.

La votación de 64-34 en el Senado envía la medida al presidente Barack Obama, que dijo la firmará.

La medida suspende temporalmente el límite de 16,4 billones de dólares a la deuda federal. Expertos dicen que ello permitirá al gobierno usar unos 450.000 millones de dólares para cumplir con pagos de intereses y obligaciones como salarios públicos y Seguridad Social.

Cálculos del centro de estudios Bipartisan Policy Center indican que el plazo para que el Congreso actúe de nuevo en el asunto muy probablemente no vencerá hasta agosto.

La cámara baja aprobó la medida la semana pasada.