Un amplio sistema de tormentas con fuertes vientos, lluvia y algunos posibles tornados atravesó varios estados del sur y centro de Estados Unidos a primeras horas del miércoles, dejando a oscuras a miles, derribando árboles y dañando viviendas.

Por lo menos se reportó una persona lesionada por un rayo en Arkansas durante el paso de la tormenta por el este, el ataque de un frente frío que se espera afecta a gran parte de la costa este del país durante las próximas horas.

Las condiciones rápidamente cambiantes crearon peligro de tornado en las zonas central y sur de Estados Unidos. El Centro de Pronósticos de Tormentas del Servicio Nacional Meteorológico en Norman, Oklahoma, informó que la amenaza era mayor en el noreste de Texas, el norte de Luisiana, el noroeste de Misisipí, el sureste de Misurí y buena parte de Arkansas.

Entergy Arkansas Inc. reportó por lo menos 9.000 interrupciones del servicio eléctrico en varias comunidades de toda Arkansas durante el momento de más peligro, en Little Rock y sus alrededores.

Autoridades de Arkansas informaron que verificarían reportes de posibles tornados cerca de un suburbio de Little Rock y en dos zonas en el noroeste del estado. Había líneas eléctricas caídas, árboles derribados y algunas viviendas sufrieron daños en el techo en todo Arkansas, según autoridades de emergencias.

El Servicio Nacional Meteorológico reportó que vientos de hasta 128 kilómetros por hora (80 millas por hora) se reportaron en Arkansas el martes por la noche, junto con inundaciones en áreas bajas de Jonesboro, en la zona noreste del estado. La policía en la comunidad de Monticello reportó que una persona resultó lesionada por un rayo el martes ya tarde, pero que las lesiones no ponían su vida en peligro.

La Dirección de Control de Emergencias de Misisipí pidió a los vecinos que estén al tanto de posibles tormentas eléctricas, vientos fuertes y la posibilidad de tornados en medio del choque entre sistemas meteorológicos de aire frío y caliente.